Los días posteriores a una cirugía de tiroides suponen un alto riesgo de reingreso (Surgery)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En la cirugía de tiroides los días posteriores suponen un alto riesgo de reingreso. Así lo ha concretado un estudio retrospectivo de la Universidad de Filadelfia y la Universidad Thomas Jefferson (Estados Unidos), que ha analizado el número de pacientes que reingresaron en el hospital después de 30 días desde la intervención.

Pese a que la extracción quirúrgica de la tiroides es generalmente una operación segura, "los efectos secundarios pueden ser tan graves que los pacientes buscan atención médica inmediata y necesitan reingreso en el hospital para recibir tratamiento", explica el autor Alliric Willis.

Esta investigación, publicada en Surgery, demuestra que "esto ocurre con más frecuencia de lo que se piensa". También identifica "los factores de riesgo que pueden abordarse para evitar estas readmisiones", añade el investigador.

La información obtenida es "directamente aplicable a la atención del paciente y sugiere un seguimiento inmediato más cuidadoso", sobre todo para aquellos "con alto riesgo de efectos secundarios y complicaciones en la cirugía", expone Willis.

Un pequeño porcentaje de pacientes puede desarrollar efectos secundarios y síntomas que incluyen hormigueo en los dedos, lo que puede desencadenar temblores y espasmos en todos los músculos del cuerpo, incluido el corazón y los músculos que rodean los pulmones. Aunque hay otros, los niveles bajos de calcio o hipocalcemia son los más comunes y generalmente son causados por el daño o la extirpación de las glándulas paratiroides, que controlan el metabolismo del calcio y regulan otras hormonas.

Se utilizó la base de datos de Readmissions a nivel nacional de 2014, con la que los investigadores examinaron los registros de 22.654 pacientes que se sometieron a una cirugía para extirpar la totalidad o parte de la glándula tiroides debido a cáncer, bocio o tiroides hiperactiva.

Del total de pacientes, 990 fueron reingresados en el hospital en los 30 días posteriores, la mayoría de los cuales regresaron después de una semana. El 25% lo hizo en los dos días siguientes a la intervención.

Los síntomas de las casi mil personas que fueron reingresadas en el hospital "eran lo suficientemente graves como para buscar atención médica inmediata", alerta el autor principal, Arturo J. Rios-Díaz.

Los científicos también analizaron las características de los pacientes con mayor riesgo de reingreso en el hospital, de esta manera se concretó que aquellos con seguro de Medicare y Medicaid tenían más probabilidades de ser readmitidos, así como los pacientes que tenían un bajo nivel de calcio antes del alta y los que permanecieron en el hospital durante dos días o más después de la cirugía.

"Aunque el tratamiento estándar para la hipocalcemia es simple, los pacientes deben poder obtener sus medicamentos después del alta", a los pacientes de Medicaid y Medicare "les puede resultar difícil obtener el tratamiento financiera o logísticamente antes de que los síntomas empiecen y empeoren", aclara Willis.

Para subsanar esta situación, "una solución es hacer un seguimiento de los pacientes que usan la telesalud en los días inmediatamente posteriores a la cirugía, cuando se da el mayor riesgo de desarrollar síntomas de hipocalcemia", concluye el investigador.