Los cardiomiocitos de pacientes con cardiomiopatía tienen telómeros anormalmente más cortos (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas que sufren cardiomiopatía tienen telómeros anormalmente cortos en las células del músculo cardiaco responsables de la contracción, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El hallazgo concuerda con los resultados de un estudio previo que mostró que las personas con distrofia muscular de Duchenne, enfermedad genética que destruye los músculos, también tienen telómeros más cortos en sus células del músculo cardiaco, o cardiomiocitos. Estos pacientes a menudo mueren a una edad temprana por insuficiencia cardiaca.

Aunque aún no se sabe si los telómeros más cortos afectan directamente la función de los cardiomiocitos o surgen como resultado de la insuficiencia cardiaca, el hallazgo, según apuntan los investigadores, "abre la puerta a una intrigante línea de investigación y descubrimiento de fármacos". "También es posible que algún día permita que los investigadores y los médicos identifiquen a las personas en riesgo de insuficiencia cardiaca debido a una miocardiopatía", indican.

"El acortamiento de los telómeros en los cardiomiocitos parece ser un sello distintivo de la insuficiencia cardiaca que surge debido a defectos genéticos, y es muy específico para las células que requieren las proteínas contráctiles que faltan como distrofina, troponina T o cadena pesada de miosina, entre otras", explica una de las principales autoras del estudio, Helen Blau.

En la mayoría de las células, los telómeros se acortan naturalmente cada vez que la célula se divide. Pero los cardiomiocitos se dividen con poca frecuencia, y la longitud de sus telómeros permanece relativamente estable a lo largo de la vida. En humanos, la distrofia muscular de Duchenne, causada por una mutación en el gen de la distrofina, se caracteriza por debilidad muscular progresiva y finalmente la muerte debido a complicaciones cardiacas.

En un trabajo anterior, Blau y colegas observaron que, aunque los ratones con la mutación correspondiente en la distrofina mostraban síntomas de desgaste muscular, sus corazones funcionaban normalmente. Los investigadores se dieron cuenta de que una diferencia clave entre humanos y ratones es la longitud de los telómeros de cada especie: los telómeros humanos son relativamente cortos a 5-15 kilobases, pero los ratones tienen telómeros que se aproximan a las 40 kilobases.

Cuando los investigadores introdujeron una segunda mutación en los ratones que redujeron la longitud de los telómeros para que coincidiera más con la de los humanos, los animales comenzaron a mostrar los síntomas típicos de la enfermedad, incluida la insuficiencia cardiaca.

Un estudio posterior en el laboratorio Blau encontró que, en ratones, el acortamiento de los telómeros desencadenó una respuesta al daño del ADN que comprometió la función de las mitocondrias. Como resultado, los cardiomiocitos no pudieron bombear sangre de manera eficiente por todo el cuerpo.