Los cardiólogos reclaman desfibriladores obligatorios en farmacias y formación para policías


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Fundación Española del Corazón (FEC) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC), con la colaboración de Cruz Roja, han lanzado el informe “Muerte Súbita y Cardioprotección en España”, en el que proponen una serie de medidas obligatorias para reducir las muertes por paro cardiaco, como instalar desfibriladores en farmacias y nuevos locales comerciales, formación para todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado o cursos de soporte vital en las escuelas.

Coincidiendo con la inauguración de la XXXIV Semana del Corazón, que se celebra hasta el sábado, este documento pone el foco en la importancia de mejorar la tasa de supervivencia de la muerte súbita, y reclama un Plan Interministerial de Atención a la parada cardiaca, en el que estén involucrados los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; Interior; Educación y Formación Profesional; y Cultura y Deporte. Además, también involucraría a ayuntamientos, comunidades autónomas e incluso empresas privadas.

La muerte súbita es el fallecimiento inesperado y repentino que sucede en la primera hora desde que se inician los síntomas de una persona aparentemente sana, que 24 horas antes del evento cardiaco se encontraba bien. Según detallan desde la FEC, es una de las primeras causas de muerte en el mundo, y se estima que hasta 275.000 personas sufren al año un paro cardiaco en Europa. Los periodos en los que existe una mayor probabilidad de sufrir un episodio de muerte súbita son entre el nacimiento y los seis meses de edad, y entre los 45 y 74 años.

"Aunque no existen datos oficiales, en España se producen, aproximadamente, 30.000 nuevas defunciones por este fenómeno cada año. Las posibilidades de sobrevivir a una parada cardiaca se sitúan, únicamente, entre el 5 y el 10% en el ámbito extrahospitalario. Estas cifras varían mucho en comparación con otros países, como los nórdicos, en los que la supervivencia alcanza el 30%. Esto se debe, principalmente, a que otros países europeos invierten en la formación de sus ciudadanos", ha explicado el presidente de la FEC, Carlos Macaya, durante la presentación del informe.

En este punto, ha reflexionado que, acercándose a las cifras de estados como Suecia, con un 30% de supervivencia, se salvarían hasta 6.000 vidas más en España. Macaya ha recordado, además, que las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) deben empezarse de forma "extraordinariamente rápida y precoz, ya que por cada minuto que pasa, las posibilidades de sobrevivir disminuyen en un 10%, por lo que al cabo de 10 minutos esas posibilidades son mínimas".

El coordinador del informe, Ignacio Fernández Lozano, ha resaltado el objetivo con el que se creó dicho documento. "Debería servir de marco de referencia y de guía, con el fin de homogeneizar una serie de medidas básicas de cardioprotección a través de las distintas regulaciones que desarrollen todas las comunidades", ha resaltado.

En el informe se propone implantar planes formativos de otros países europeos en ciclos formativos y centros de trabajo de España. Por ejemplo, según ha detallado, en Suecia, 3 de cada 9 millones de habitantes han realizado al menos una vez en su vida un curso de soporte vital y reanimación homologado. Otra de las medidas que se propone es la obligatoriedad de que el ciudadano tenga que realizar esta formación para obtener o renovar el carnet de conducir.