Los beneficios que aportan los anticoagulantes en la fibrilación auricular disminuyen con la edad (Circ Cardiovasc Qual Outcomes)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El beneficio clínico que aportan los anticoagulantes en la fibrilación auricular disminuye con la edad, ya que el riesgo de muerte por otros factores reduce su beneficio en pacientes mayores, según un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California San Francisco (Estados Unidos) que ha sido publicado en Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

El trabajo, en el que han participado casi 15.000 pacientes de unos 81 años de media con fibrilación auricular, pone de manifiesto que la warfarina no es beneficiosa después de los 87 años, y el apixabán, después de los 92 años. Como resultado, a juicio de los investigadores, los médicos deberían considerar todos los riesgos de mortalidad, como cáncer y enfermedad renal terminal, al recomendar anticoagulantes a personas mayores con fibrilación auricular.

"Muchos estudios previos que analizaron el beneficio de los anticoagulantes encontraron que los adultos mayores se benefician más que los adultos más jóvenes, pero se centraban en la fibrilación auricular y los accidentes cerebrovasculares y no tuvieron en cuenta todas los demás procesos que afectan a la salud de los mayores. Nuestro estudio es el primero en encontrar que al tomar en consideración estos factores, el beneficio anticoagulante disminuye con la edad", señalan.

Si bien los pacientes de 75 años o más tienen un mayor riesgo de ictus y se les recomienda tomar anticoagulantes, hay poca evidencia de su beneficio neto en esta población. De hecho, la edad avanzada también aumenta la probabilidad de muerte por causas no relacionadas con la fibrilación auricular, lo que limita el beneficio o el daño de la enfermedad y el tratamiento anticoagulante.

Asimismo, se ha visto que el uso de anticoagulantes en pacientes mayores con fibrilación auricular es similar a la prueba de antígeno prostático específico (PSA). "Durante años les hemos estado diciendo a nuestros médicos y pacientes que no estamos siendo lo suficientemente agresivos para proporcionar terapia anticoagulante a nuestros pacientes con fibrilación auricular, y es un problema nacional. Este estudio añade ahora una advertencia, reconociendo que, si bien el infratratamiento es una preocupación importante, a edad avanzada quizás deberíamos ser un poco más reflexivos y cuidadosos en nuestras decisiones terapéuticas sobre la anticoagulación", concluyen.