Los anticuerpos del virus del papiloma humano 16 pueden desarrollarse hasta 40 años antes del diagnóstico del cáncer de garganta (Ann Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un grupo internacional ha descubierto que los anticuerpos del virus del papiloma humano tipo 16 (VPH16) se desarrollan en el cuerpo entre 6 y 40 años antes de un diagnóstico clínico de cáncer de garganta, y su presencia indica un fuerte aumento del riesgo de la enfermedad.

El estudio, publicado en Annals of Oncology, también encontró que tener anticuerpos contra el VPH16 aumenta el riesgo de cáncer de garganta 100 veces más en personas de raza blanca que negra, en las que lo aumenta 17 veces.

Los pacientes con cáncer de garganta asociado al VPH tienden a responder mejor al tratamiento que aquellos cuyo cáncer no está asociado a la infección y los investigadores creen que esto puede explicar en parte las peores tasas de supervivencia entre los pacientes negros.

Las principales causas del cáncer de garganta, conocido como carcinoma orofaríngeo de células escamosas (OPSCC) son el tabaquismo, el consumo de alcohol y la infección por HPV16. En Estados Unidos la proporción de OPSCC atribuible al VPH16 es de alrededor del 70%, al igual que en algunos países europeos, aunque varía de un país a otro.

Mattias Johansson, epidemiólogo de cáncer de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) en Lyon (Francia), que dirigió la investigación, explica que "es importante destacar que la proporción de cánceres de garganta causados por el VPH 16 ha aumentado en las últimas décadas particularmente en los hombres, y en algunos países la gran mayoría ahora es causada por el virus".

A su juicio, "es importante investigar el rango en el tiempo previo al diagnóstico en el que se desarrollan los anticuerpos contra el VPH para comprender cuántos años una persona que dio positivo presentaría un mayor riesgo, y también proporciona información importante sobre la historia natural de la enfermedad. En este estudio, encontramos que los anticuerpos pueden, en algunos casos, desarrollarse varias décadas antes del diagnóstico de cáncer -destaca-. Si las tasas de cáncer de garganta continúan aumentando en el futuro, este biomarcador podría proporcionar un medio para identificar a las personas con un riesgo muy alto de la enfermedad que pueden beneficiarse de medidas preventivas".