Los anticoagulantes reducen un 17% los eventos tromboembólicos en pacientes con enfermedad cardiaca (JAMA Cardiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) han demostrado que usar anticoagulantes en pacientes con insuficiencia cardiaca, arteriopatía coronaria o arritmias está relacionado con un riesgo un 17% menor de eventos tromboembólicos, como ictus e infartos de miocardio.

La insuficiencia cardiaca ocurre cuando el músculo cardíaco no bombea sangre de manera efectiva. Ciertas afecciones que estrechan las arterias, como la cardiopatía isquémica o la hipertensión, debilitan o endurecen gradualmente el corazón, reduciendo su capacidad de llenarse y bombear eficientemente. Estas enfermedades elevan el riesgo de los pacientes para problemas posteriores.

"Inicialmente, queríamos saber si podíamos mejorar los resultados en los pacientes después de un episodio de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca con una dosis baja de anticoagulante. Lo que encontramos fue que, aunque esta estrategia no logró ese objetivo, se asoció a una reducción significativa en el riesgo de eventos clínicamente importantes que son causados por la trombosis: ictus, infarto y muerte súbita", explica Barry Greenberg, principal autor del ensayo, que se ha publicado en JAMA Cardiology.

El estudio internacional y aleatorizado COMMANDER HF incluyó a 5.022 pacientes después del alta hospitalaria o en tratamiento en una clínica ambulatoria por empeoramiento de la insuficiencia cardíaca. A los pacientes se les administró 2,5 mg de rivaroxaban por vía oral dos veces al día o un placebo además de su tratamiento habitual.

Aunque hubo un aumento del riesgo de sangrado con dosis bajas de rivaroxaban, el sangrado mayor, que fue el criterio principal de valoración de seguridad del estudio, no aumentó significativamente. "Esta es una observación importante porque actualmente no existe un mandato para que los médicos receten anticoagulantes a esta población de pacientes", comenta Greenberg.