Lo que quiere hacer Apple en el campo de la salud: unificar toda la información.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Apple es una de las empresas de mayor valor en bolsa, seguramente una de las que más margen de beneficio obtiene de la venta de sus productos, y probablemente una de las más admiradas como compañía global. La prueba patente de ello es que cada vez que presentan un lote de aparatos no necesitan pagar publicidad para que sean conocidos al instante en el más recóndito lugar del mundo, porque sus famosas keynotes se convierten en noticia por sí mismas.

Pero Apple no siempre seguirá siendo tal como hoy la conocemos, porque si hay una verdad irrefutable en el mundo de las empresas es que todo tiene sus ciclos, como bien puso de manifiesto esa Nokia que hace justo una década parecía la imbatible mejor marca de teléfonos móviles del mundo, y hoy tiene propietarios chinos y comercializa clones.

Algunos datos recientes -como la caída de ventas en China y, por primera vez, la corrección de sus previsiones de beneficios semestrales-, indican que Apple necesita operar cambios en sus líneas de negocio. Uno de ellos será, próximamente, el anuncio de la creación de una plataforma de entretenimiento, similar a Netflix, en la que lleva tiempo trabajando. Su intención es generar cada vez más ingresos provenientes de los servicios y menos de los productos.

Así que puestos a ofrecer servicios, ¿por qué no los del ámbito de la salud? En efecto, este campo es uno de los más observados por las grandes empresas tecnológicas, que perciben que es un sector en el que siempre ha sido posible obtener beneficios a través de la innovación. De hecho, Apple ya ha mostrado algunas cartas importantes, como las funciones médicas del Apple Watch (la toma de ECG y los registros de frecuencia cardiaca y actividad), la aplicación Salud de su sistema operativo iOS o la incorporación paralela de un espacio para los registros hospitalarios que pueden manejarse a través de un iPhone. De hecho, el CEO Tim Cook no ha restado importancia a los esfuerzos en el campo de la salud de Apple, y por el contrario afirmaba hace poco que “en el futuro se verá que la contribución más importante de Apple a la humanidad ha sido en materia de salud".


 

No se trata de comercializar los datos.

Recientemente el medio digital norteamericano MobiHealthNews tuvo la oportunidad de reunirse con alguno de los principales ejecutivos de Apple involucrados en este campo, y hablar sobre cómo encajan las diferentes partes de la estrategia sanitaria del gigante tecnológico, qué están pensado hacer y hacia dónde orientan sus futuros productos de salud.

Probablemente una de las características de Apple, a diferencia de otras compañías como Facebook o Google, es que no se dedica, de momento, al negocio de los datos. Al revés, ha querido mostrar siempre un compromiso muy alto con la privacidad, incluso cuando ésta tenía que ver con solicitudes de las autoridades para que desbloquearan teléfonos en el curso de investigaciones por actos criminales.

Una de las primeras preguntas que se les planteó por parte de los periodistas es si no sentían cierta responsabilidad por haber incorporado la funcionalidad de la toma de ECG en los relojes de la marca, y si con ello no han propiciado un aumento de las demandas asistenciales en personas sanas, como así se ha puesto de manifiesto en algunos estudios. Para Apple, efectivamente esto puede ser un problema, pero creen que los sistemas sanitarios aún están descubriendo la forma correcta de manejar ese nuevo contexto, en el que las personas pueden acceder a cantidades masivas y no siempre bien ponderadas de información sobre su estado fisiológico. Y creen que, en todo caso, las ventajas siempre serán superiores a los inconvenientes.

Pero el verdadero foco de interés de la empresa es el área de la información médica, los llamados Health Records. Consideran que ésta es la parte que más interesa a los propios médicos, y donde realmente pueden llegar la mayoría de los cambios y mejoras que ellos quieren inspirar.  

En Apple hablan de generar la oportunidad para que lo datos médicos en manos del paciente añadan un mayor valor al cuidado de la salud, y democratizando el uso de esa información -es decir, que realmente pertenezcan y se gestionen por cada persona, no tanto por la institución o el servicio clínico en el que se esté tratando- se use para que aumente el nivel de participación de todos los intervinientes en los objetivos de salud.  


 

Mejorar y completar este tipo de registros, y situarlos al alcance de una simple pulsación en la pantalla del teléfono móvil, es lo que creen que realmente puede cambiar muchas cosas.  Consideran que hay mucho potencial en esta orientación, y que esta idea es la más compartida por la propia comunidad médica.

Esta orientación coincidiría además con el uso de la aplicación HealthKit (Salud) de los iPhone como un punto de captación de datos proporcionados por el propio paciente, algunos de manera activa (información estructurada a la que tenga acceso) y otros de forma pasiva (como los relativos a actividad, ejercicios, sueño, etc.). Cruzar las trayectorias de diversas variables, también las relativas por ejemplo al consumo de medicamentos, hace que se augure un gran potencial a este tipo de estructuras unificadas tanto para datos médicos como para condiciones de salud en la vida real.

Los directivos de Apple insisten, no obstante, que no se trataría de agregar datos por el mero hecho de coleccionarlos, sino hacerlo siempre y cuando sea posible procesarlos, lo que abre muchas posibilidades a nuevos campos de investigación.

Precisamente por esto, Apple está buscando nuevos modelos de análisis de toda la información que hoy es posible captar, y para ello está montando departamentos propios y plataformas asociativas con la comunidad médica, para impulsar estos avances basados en un mejor análisis y disposición del conjunto de información sobre la salud de cada persona.

Finaliza la entrevista con una declaración de intenciones que no se ofrece de manera ligera. Dicen en Apple que “obviamente estamos muy interesados ​​en la salud y, por lo tanto, continuaremos haciendo un gran trabajo en ese espacio. Estamos muy comprometidos con ello. Creemos que la salud es un área donde podemos tener un impacto increíble y un impacto significativo. Lo que nos impulsa es escuchar a nuestros clientes cuando muestran su interés por ella, y es ahí donde encontramos la motivación para trabajar en asuntos como la democratización de los datos, la educación sanitaria y el bienestar de todos”. Si lo dice una de las tres mayores empresas del mundo, es que ya está convencida de lo mucho que quiere hacer en este sector.