Llega Alexa y esto es lo que (de momento) puede hacer por la salud.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Amazon acaba de anunciar la próxima llegada a España de su sistema de interacción por voz llamado Alexa, y ya ha puesto a la venta los primeros dispositivos entrenados para conversar en nuestro idioma. Ha tardado bastante en relación con el tiempo que llevan funcionando en Estados Unidos, y desde Amazon dicen que es porque no se trataba sólo de traducir los comandos de voz, sino hacer toda una readaptación semántica y de giros lingüísticos al español.

En esta sección hemos tratado el tema de los asistentes de voz y las implicaciones que pueden tener para la prestación de servicios de carácter sanitario, pero es obligado hacer una referencia más específica a Alexa por varias razones.

La primera, porque es el sistema más desarrollado, el que mejor ha asentado la posibilidad de interactuar mediante la voz con sistemas inteligentes que facilitan información o gestionan determinadas operaciones. La prueba es que esta plataforma de Amazon ya está funcionando en una cuarta parte de los hogares que disponen de banda ancha en Estados Unidos, es el que ha tenido un crecimiento más estable, y exhibe una cuota de penetración de más del 70% en su campo.

Lo segundo tiene que ver con el hecho de que Amazon se ha tomado muy en serio la posibilidad de estar presente en nuestro hogar. Saben que Google es quien domina el mercado de las búsquedas y, junto a Apple, el de los sistemas operativos para móviles. Quedaba el espacio de nuestras casa, y ahí es donde Amazon se ha planteado crear una capa ubicua de conexión con la red. Por eso no sólo incorpora el sistema Alexa en sus propios aparatos, sino que licencia la tecnología para que más de 6.000 dispositivos de muy diversos fabricantes la utilicen, incluyendo coches. Hace poco se presentaba un horno microondas con Alexa integrado, una demostración de que la pretensión evidente consiste en tener al asistente en todo momento junto a nosotros.

La tercera causa se refiere al hecho de que la arquitectura del asistente de voz está abierta a las creación de aplicaciones de terceros, y esto es muy importante. Así como Google Assistant o Siri de Apple trabajan más en relación con sus propios sistemas operativos, y dedicados a cumplimetar instrucciones, a Alexa se le pueden incorporar módulos similares a las aplicaciones de móviles que podrían crearse por cualquiera con unos pocos conocimientos de programación, y que en conjunto aumentan la riqueza funcional y el valor del sistema.

 

Qué son los skills de Alexa.

Pensemos en las muchas soluciones que se han desarrollado para, por ejemplo, hacer que las personas mayores tengan en sus domicilios un sistema de contacto con sus cuidadores. La teleasistencia tal como la hemos conocido hasta ahora era algo complejo de poner en marcha, y ayuntamientos y comunidades autónomas han invertido cantidades importantes en montar soluciones tecnológicas muy diversas. Pues bien, hoy sería posible organizar uno de estos sistemas simplemente contando con la conexión a Internet que ya hay en las casa, unos dispositivos que son muy económicos, y un software adecuado. La tecnología es ya un “commoditie”, y lo que hagamos con ella, lo verdaderamente importante.

Para montar una solución funcional de este tipo, cualquiera que sea su complejidad, hay que desarrollar un skill. A Alexa le puedes preguntar casi cualquier cosa (qué temperatura hace en la calle, qué resultado tuvo tu equipo de fútbol el domingo pasado…) y también le puedes ordenar algunas acciones (que encienda las luces, que ponga música, que organice una cita…), pero si lo que se quiere es acceder a un sistema de información más especializado, éste debe estar creado a través de un skill. Por ejemplo, si se quiere acceder a un determinado medio de comunicación para escuchar las noticias, disponer de un recetario de cocina específico, o hacer un curso de idiomas.

Es a partir de los skill de donde arrancan las oportunidades sanitarias de Alexa. Muchos expertos afirman que el modo de relacionarnos con las máquinas será cada vez más verbal, porque es una vía más natural y sencilla que teclear una pantalla. De esto podemos deducir que hay grupos de personas, especialmente las que están en situación de necesidad asistencial, que pueden obtener beneficios relevantes de un acceso a recursos especializados sin complicaciones técnicas, sin tener siquiera que sentarse frente a un dispositivo.

 

La meta-Alexa.

Las oportunidades de Alexa en lo sanitario son muy amplias. Tanto como la imaginación lo permita. Por ejemplo, posibilita controlar la cumplimentación terapéutica, mantener una planilla de recordatorios sobre cosas que tenga que hacer el paciente (toma de constantes, realización de ejercicio), responder cuestionarios, solicitar ayuda, acceder a fuentes de información, etc. Si antes se dijo que podía haber una app de móvil para cada necesidad, hoy ya se puede decir que habrá una skill para cada oportunidad de mejorar algún aspecto asistencial en la proximidad del domicilio.

En los últimos meses están llegado, además, nuevas maneras de emplear Alexa en servicios sanitarios. Las instrucciones que se dan de viva voz se pueden simplificar a través de determinadas skills para que ejecuten rutinas combinadas, y de carácter bidireccional. El dispositivo puede iniciar conversaciones y requerir algunas actuaciones al usuario. También se están organizando modelos de integración de Alexa con los sistemas de gestión de pacientes en algunas organizaciones sanitarias, de manera que pueden generar alertas o nutrir la información de quienes se encuentren en su domicilio. También, hacer que se puedan mantener conversaciones con los cuidadores, o que estos modifiquen según sea necesario cualquier plan de cuidados que pueda llegar a través de las instrucciones del dispositivo.

En efecto, Alexa ha llegado a España pero todavía no hay ningún skill de carácter sanitario. En otros países en los que llevan más años de experiencia sí que existe una amplia librería de soluciones, algunas creadas por hospitales, otras por empresas sanitarias, y otras por grupos de autoayuda de pacientes. ¿Quién se anima a hacer la primera skill sanitaria para Alexa en español?