Linfoma folicular: la respuesta al tratamiento de inducción con bendamustina y rituximab puede indicar beneficio en el tratamiento de mantenimiento

  • Hill BT & al.
  • Br J Haematol
  • 21 dic. 2018

  • de David Reilly
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • En los pacientes con linfoma folicular (LF) de diagnóstico reciente, el tratamiento de mantenimiento con rituximab (RM) prolongó de modo significativo la duración de la respuesta (DdR) en los que alcanzaron remisión parcial (RP) con el tratamiento de inducción con bendamustina y rituximab (BR), pero no en los que alcanzaron remisión completa (RC) con BR de inducción.
  • Estos resultados contrastan con los del famoso estudio PRIMA, en el que los pacientes obtuvieron beneficio en la SSP con RM independientemente del estado de RP/RC después de la inducción.

Por qué es importante

  • El LF se caracteriza por un riesgo elevado de recidiva después del tratamiento de inducción.

Diseño del estudio

  • Se trata de un estudio para investigar la eficacia y la seguridad del tratamiento con RM después de la inducción con BR en 640 pacientes con LF de diagnóstico reciente.
  • Financiación: no se reveló ninguna.

Resultados clave

  • A los 36 meses se observó:
    • un 84,2 % de SSP con RM frente al 61,2 % sin mantenimiento (P 
    • un 94,3 % de SG con RM frente al 85,1 % sin mantenimiento (P = 0,001).
  • Después de ≥ 4 ciclos de BR de inducción:
    • no se observó ninguna mejora significativa en la DdR a los 3 años en 262 pacientes que alcanzaron la RC y que recibieron RM frente a los que no recibieron mantenimiento (P = 0,535).
    • En 114 pacientes que alcanzaron RP se logró un 80 % de DdR a los 3 años con RM frente al 45 % sin mantenimiento (P = 0,003).
  • La tasa de acontecimientos adversos mortales conocidos fue del 2,5 %.

Limitaciones

  • Datos retrospectivos.