Las verduras de hoja verde pueden prevenir la esteatosis hepática (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Más verduras de hoja verde en la dieta pueden reducir el riesgo de desarrollar esteatosis hepática o hígado graso. En un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) muestran cómo una mayor ingesta de nitrato inorgánico, que se encuentra de forma natural en muchos tipos de verduras, reduce la acumulación de grasa en el hígado.

Actualmente, no existe un tratamiento aprobado para la enfermedad, que puede deteriorarse y derivar en afecciones potencialmente mortales, como la cirrosis y el cáncer de hígado. La esteatosis hepática, o hígado graso, es una enfermedad hepática común que afecta aproximadamente al 25% de la población. Las causas más importantes son el sobrepeso o el alto consumo de alcohol y actualmente no hay tratamiento médico para la enfermedad.

Investigadores del Instituto Karolinska ahora han demostrado cómo una mayor ingesta de nitrato inorgánico puede prevenir la acumulación de grasa en el hígado. "Cuando complementamos con nitrato dietético a ratones alimentados con una dieta occidental rica en grasas y azúcar, notamos una proporción significativamente menor de grasa en el hígado", afirma uno de los autores, Mattias Carlström.

Sus resultados se confirmaron mediante el uso de dos estudios de cultivos celulares diferentes en células hepáticas humanas. Además de un menor riesgo de esteatosis, los investigadores también observaron una reducción de la presión arterial y mejoraron la homeostasis de insulina/glucosa en ratones con diabetes tipo 2.

Este grupo de investigación se centra en investigar cómo prevenir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2 a través de cambios en la dieta y por otros medios. Estudios anteriores han demostrado que el nitrato de la dieta de los vegetales mejora la eficiencia de las mitocondrias, la planta de energía de las células, que puede mejorar la resistencia física. También se ha demostrado que una mayor ingesta de frutas y verduras tiene un efecto beneficioso sobre la función cardiovascular y sobre la diabetes.

"Creemos que estas patologías están conectadas por mecanismos similares, donde el estrés oxidativo pone en riesgo la señalización del óxido nítrico, lo que tiene un impacto perjudicial en las funciones cardiometabólicas -dice Carlström-. Ahora, demostramos una forma alternativa de producir óxido nítrico, donde más nitrato en nuestra dieta se puede convertir en óxido nítrico y otras especies de nitrógeno bioactivo en nuestro cuerpo".