Las terapias con probióticos no son efectivas contra infecciones víricas estomacales y diarrea (N Engl J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Dos investigaciones realizadas en Estados Unidos y Canadá, publicadas en The New England Journal of Medicine, han demostrado que la terapia con probióticos no es efectiva contra infecciones víricas estomacales y diarrea en niños de 3 meses a 4 años.

El intestino humano está lleno de miles de tipos de bacterias, muchas de las cuales ayudan al sistema gastrointestinal a hacer su trabajo. Aunque la comunidad médica comienza a entender la interacción de esas bacterias, los probióticos se venden basándose en la idea de que una enfermedad como la gastroenteritis puede curarse introduciendo bacterias más útiles en el cuerpo.

De hecho, según han señalado los investigadores, los resultados obtenidos en algunos ensayos "pequeños y mal controlados" han convencido a muchos hospitales y algunas sociedades médicas para que adopten la terapia con probióticos.

No obstante, en el estudio realizado en diez servicios de urgencias pediátricas de Estados Unidos, y en el que han participado 971 niños, se ha visto que cuando se les suministra el probiótico la duración de la diarrea dura 49,7 horas, en comparación con las 50,9 horas cuando se administra placebo.

Además, la enfermedad se propagó a otro miembro de la familia en el 11% de los casos en que se utilizó el probiótico, en comparación con el 14% cuando se administró el placebo, diferencia que no fue estadísticamente significativa.

De manera similar, en el estudio canadiense, la duración de la diarrea y los vómitos fue la misma, independientemente del tratamiento para los 886 niños, si bien el número de episodios de vómitos fue mayor en el grupo de probióticos.

Tanto los científicos de uno u otro estudio han señalado que sus hallazgos no significan que los probióticos sean "malos", ya que no vieron ningún tipo de evidencia de que provocara daños para la salud de los pacientes. No obstante, han avisado de que sus resultados deben servir para que los probióticos se prueben de forma rigurosa antes de ser aprobados.