Las temperaturas elevadas extremas multiplican la mortalidad cardiovascular (Circulation)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Cuando las temperaturas alcanzan una media diaria de 43 grados, la cantidad de muertes por enfermedad cardiovascular puede duplicarse o incluso triplicarse. Investigadores de la Universidad de Kuwait señalan que estos hallazgos plantean preocupaciones de que las regiones tradicionalmente calientes puedan ser especialmente vulnerables a la mortalidad cardiovascular relacionada con el calor, según una nueva investigación publicada en Circulation.

La temperatura más alta en la tierra en los últimos 76 años, 53,8 grados, se registró recientemente en Kuwait. Dadas las elevadas temperaturas constantes en el país (con una temperatura ambiente promedio de 27,8 grados), los investigadores examinaron la relación entre la temperatura y más de 15.000 muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares. Todos los certificados de defunción en Kuwait de 2010 a 2016 que citan "cualquier causa cardiovascular" para personas de 15 años o más fueron revisados para este estudio.

En comparación con el número de defunciones en los días con la temperatura de mortalidad más baja (temperatura promedio diaria de 34,4 grados, cuando falleció la menor cantidad de personas), cuando la temperatura promedio de 24 horas fue extrema (42,7 grados o más), los investigadores encontraron en general, un riesgo tres veces mayor de morir por causa cardiovascular.

Los hombres fueron más afectados por las temperaturas extremas, experimentando una tasa de mortalidad 3,5 veces mayor, mientras la tasa de mortalidad entre las mujeres fue casi 2.5 mayor.

Las personas en edad laboral (de 15 a 64 años) tuvieron una tasa de mortalidad 3,8 veces mayor y la tasa de mortalidad fue un poco más de 2 veces mayor para las personas mayores de 65 años.

Para examinar los efectos de la temperatura por sí sola, los investigadores ajustaron otros factores ambientales como la contaminación del aire y la humedad y las temperaturas más altas afectaron a ambos sexos y a todas las edades de manera diferente.

"Si bien los cardiólogos y otros médicos se han centrado correctamente en los factores de riesgo tradicionales, como la dieta, la presión arterial y el consumo de tabaco, el cambio climático puede exacerbar la carga de la mortalidad cardiovascular, especialmente en regiones muy calurosas del mundo", advierte el principal autor Barrak Alahmad.