Las tasas generales de mortalidad por cáncer de mama disminuyen en la Unión Europea (Ann Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación publicada en Annals of Oncology pronostica que las tasas de mortalidad por cáncer de mama disminuirán en todos los países de la Unión Europea en 2019, con la excepción de Polonia.

En sus predicciones anuales de muertes por cáncer en la UE, Carlo La Vecchia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Milán (Italia), y colegas predicen que este año las tasas de mortalidad por cáncer de mama se reducirán en casi un 9% en el conjunto de la UE en comparación con 2014, mientras que en Polonia aumentarán en poco más del 2%.

Sin embargo, advierten que, aunque las tasas de mortalidad estandarizadas por edad por cáncer de mama han disminuido de 14,6 por 100.000 habitantes en 2014 a 13,4 por 100.000 habitantes como se prevé en 2019, el número real de muertes por esta enfermedad continúa aumentando debido al creciente número de personas mayores. El cáncer de mama sigue siendo la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres después del cáncer de pulmón.

"En 2014 hubo 92.000 muertes por cáncer de mama en Europa y en 2019 pronosticamos 92.800 -recuerda La Vecchia-. Esto significa que la carga de la enfermedad seguirá aumentando, con las consiguientes implicaciones para la salud pública y los costos para la sociedad".

"Las mejoras en las tasas de mortalidad por cáncer de mama se deben a los programas nacionales de detección, el diagnóstico temprano y las mejoras en el manejo y el tratamiento de la enfermedad. Las tendencias más favorables fueron en las mujeres de 50 a 69 años, que es el grupo de edad al que generalmente se dirige el cribado", añade.

En comparación con el periodo comprendido entre 2010-2014, se prevé que las tasas de mortalidad estandarizadas por edad por cáncer de mama disminuyan en un 16% en 2019 en mujeres de entre 50 y 69 años, pero solo en un 6% en mujeres de entre 70 y 79 años.

"La implementación de exámenes de detección de cáncer de mama organizados basados en la población en la UE ha mejorado mucho entre 2007 y 2016, con muchos más países implementando programas y muchas más mujeres sometidas a exámenes de detección. Por lo tanto, puede ser demasiado pronto para observar un efecto beneficioso de esto en el grupo de edad de 70 a 79 años. Este también puede ser el grupo de edad que menos se beneficia de las mejoras en las terapias, ya que es posible evitar su uso en mujeres mayores por otras afecciones y problemas de salud", dice La Vecchia.

"Polonia y otros países del este de Europa no tienen patrones predecibles favorables en las muertes por cáncer de mama, lo que sugiere la necesidad de mejorar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama en estos países", agrega este investigador.

Los autores del estudio analizaron las tasas de mortalidad por cáncer en los 28 Estados miembros de la UE en su conjunto y también en los seis países más grandes (Francia, Alemania, Italia, Polonia, España y Reino Unido) para todos los cánceres e, individualmente, para los cánceres de estómago, intestinos, páncreas, pulmón, mama, útero (incluido el cuello uterino), ovario, próstata, vejiga y leucemias en hombres y mujeres.

Este es el noveno año consecutivo en que los investigadores han publicado estas predicciones. La Vecchia y colegas habían recopilado datos sobre muertes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1970 hasta 2014. De los seis países más grandes, Reino Unido tiene la mayor disminución prevista de muertes por cáncer de mama en 2019 (13%), seguido de Francia (10%), Alemania (9%), Italia (7%), España (5%), mientras que en Polonia hay un aumento previsto del 2%.

Los investigadores predicen que habrá 1,4 millones de muertes por todos los cánceres en la UE en 2019 (787.000 en hombres y 621.900 en mujeres), un aumento de alrededor de 4,8% de 1,35 millones en 2014. Pero habrá una disminución en la tasa estandarizada por edad de 139 por 100.000 hombres en 2014 a 131 por 100.000 en 2019 (una caída del 6%) y de 86 por 100.000 mujeres a 83 por 100.000 mujeres (una caída del 3,6%).

El cáncer de pulmón sigue siendo el mayor asesino en ambos sexos, con 183.200 muertes en hombres pronosticadas para 2019 y 96.800 en mujeres. En los hombres, las tasas de mortalidad están disminuyendo, de 36 por 100.000 en 2014 a 32 por 100.000 en 2019 (9% de caída). Sin embargo, las tasas siguen creciendo en las mujeres de 14,2 por 100.00 en 2014 a 14,8 por 100.000 en 2019 (4% de aumento).

De los diez cánceres que los científicos evaluaron, el cáncer de páncreas fue el único que no mostró una tendencia favorable. Las tasas en hombres se mantendrán estables en 2019 (tasa estandarizada por edad de 7,92 por 100.000; 45.600 muertes), mientras que en las mujeres habrá un aumento del 1,6% (tasa estandarizada por edad de 5,57 por 100.000; 45.100 muertes).

"Esto probablemente refleja las diferentes tendencias en el hábito de fumar, que es el principal factor de riesgo para este cáncer", afirma La Vecchia. "Además, el sobrepeso y la diabetes, que están relacionados con el cáncer de páncreas, han aumentado, y el progreso en este tipo de cáncer se ve obstaculizado por el hecho de que la investigación para prevenirla y tratarla está insuficientemente financiada, en particular porque hay pocos sobrevivientes a largo plazo y, en consecuencia, pocos defensores de pacientes presionan por mejoras", añade.

Los investigadores dicen que, en comparación con una tasa máxima de muertes por cáncer en 1988, se evitaron más de cinco millones de muertes por cáncer en la UE en el periodo de 31 años hasta 2019. De estas, se evitaron 440.000 muertes por cáncer de mama. Solo en 2019, se prevén un total de 360.000 muertes por cáncer (237.000 en hombres y 122.000 en mujeres).

El coautor, Fabio Levi, de la Universidad de Lausana (Suiza), apunta que “las tendencias del cáncer de pulmón han estado disminuyendo en los hombres europeos. Sin embargo, son menos favorables que las de Estados Unidos. Más del 20% de los adultos europeos todavía fuma, en comparación con menos del 15% en Estados Unidos. Esto requiere intervenciones urgentes sobre el tabaco para hombres y mujeres en la UE".