Las tasas de mortalidad por EPOC disminuyen en muchos países, pero el número total de muertes aumenta (Eur Resp J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las tasas de mortalidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) disminuyeron en la mayoría de los países entre 1995 y 2017, pero el número total de muertes aumentó en muchos de ellos en los últimos 20 años, según un nuevo análisis internacional de datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio, publicado en el European Respiratory Journal, incluye datos de países no evaluados previamente para la tasa de mortalidad por EPOC, y sugiere que las medidas para reducir la exposición a los factores de riesgo, como las políticas de control del tabaco y la disminución de la pobreza, están teniendo un efecto positivo en la reducción de las tasas generales de mortalidad por esta causa.

Joannie Lortet-Tieulent, investigadora de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS y autora principal del estudio, destaca que, "según los datos de la OMS, en 2015 había 175 millones de personas viviendo con EPOC. La carga de EPOC sigue siendo alta, pero los datos de mortalidad por EPOC existentes se basaron en estadísticas obsoletas de un número seleccionado de países con ingresos altos de Europa, Australia, Japón y Estados Unidos".

"Es necesario publicar estimaciones actualizadas e incluir datos de mortalidad de regiones más variadas del mundo en comparaciones internacionales, ya que se sabe muy poco sobre la tasa de muertes por EPOC en América Latina, Oceanía y partes de Europa", añade.

Para abordar esto, los investigadores extrajeron los datos del recuento de muertes por EPOC registrados entre 1995 y 2017 de la base de datos de mortalidad de la OMS y evaluaron los recuentos de muertes por edad, sexo y año. En total, se analizaron cerca de 3,36 millones de muertes por EPOC.

Los datos de mortalidad por EPOC se tomaron de 24 países de todo el mundo, incluidos 6 países de América Latina y el Caribe; 2 en América del Norte, Asia y Oceanía, y 12 países en Europa. El análisis se centró solo en personas de 50 a 84 años.

Los datos tomados de dos períodos clave del estudio, comenzando en 2000 y terminando en 2015, mostraron que la tasa de mortalidad combinada para todos los países incluidos en el análisis cayó en un 12%, al pasar de 68 muertes por cada 100.000 personas al año al comienzo del período de estudio a 60 muertes hacia el final del período de estudio.

Por el contrario, el número de muertes totales aumentó en un 12%: de 180.950 muertes estimadas al comienzo del período de estudio para todos los países incluidos en el análisis a 203.090 al final del período de estudio.

Lortet-Tieulent lo explica "que el número de muertes está aumentando porque en todos los países la esperanza de vida está aumentando y las poblaciones están aumentando. Aunque la tasa de mortalidad por EPOC puede caer con el tiempo, la disminución es demasiado pequeña para compensar el hecho que cada año muere más gente debido a la EPOC como resultado del envejecimiento de la población".

Apunta que "los datos sugieren que la proporción de pacientes con EPOC que mueren temprano debido a la enfermedad está disminuyendo en general y eso es muy alentador. Significa que las personas pueden estar menos expuestas a los factores de riesgo de EPOC ahora y que la EPOC se está manejando de manera más efectiva".

Los investigadores consideran que la reducción de la exposición a los factores de riesgo, como el tabaquismo, la exposición a la contaminación del aire en el hogar y en el trabajo, así como la disminución de los niveles de pobreza y el mejor acceso a la atención médica en la mayoría de los países pueden desempeñar un papel en la disminución de las tasas de mortalidad.

Cuando analizaron los datos por sexo, los datos mostraron que a partir de 2016, las tasas de mortalidad por EPOC fueron más altas en Hungría y Kirguistán entre los hombres y en Estados Unidos y Hungría entre las mujeres. Mientras tanto, las tasas de mortalidad por EPOC fueron más bajas entre los hombres en Italia, Costa Rica e Israel y entre las mujeres en Letonia, España y Lituania.

A pesar de la tendencia general que muestra que las tasas de mortalidad por EPOC disminuyeron en general, el análisis también mostró que entre las mujeres con EPOC, las tasas de mortalidad se mantuvieron al mismo nivel en América del Norte e incluso aumentaron en varios países europeos entre 2000 y 2015.

"Nuestro estudio no explica por qué las tasas de mortalidad por EPOC entre las mujeres aumentaron o se mantuvieron estables en algunos países, pero creemos que esta tendencia podría estar relacionada con el aumento del tabaco entre las mujeres durante generaciones sucesivas", señala la citada investigadora.

"En los países donde las mujeres han fumado tanto y durante tanto tiempo como los hombres la tasa de mortalidad femenina por EPOC se volvió muy similar a la de los hombres a lo largo del tiempo. Concienciar sobre la EPOC en las mujeres podría permitir un diagnóstico más temprano, mejorando así el manejo y reduciendo el riesgo de muerte.

"Sin embargo, no se debe exagerar el aumento de las tasas de mortalidad en las mujeres; en la mayoría de los 24 países que evaluamos, la mortalidad por EPOC se mantuvo el doble en los hombres que en mujeres en sus respectivos países", puntualiza.