Las redes sociales e internet pueden proteger y mejorar la salud mental de los adultos (J Computer Medi Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Contrariamente a lo que se piensa habitualmente, el uso regular de las redes sociales y de internet podría mejorar la salud mental en los adultos y ayudar a evitar graves trastornos psicológicos, como depresión y ansiedad, según un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos).

Las tecnologías de comunicación y las plataformas de medios sociales facilitan el mantenimiento de las relaciones y el acceso a la información sobre salud, lo que podría explicar este efecto, destaca el autor, Keith Hampton.

El experto explica que la mala fama de las redes sociales se debe, simplemente, a que hasta ahora los adultos no han sido el foco de mucha investigación sobre el tema, mientras la mayoría de los estudios sobre las redes sociales se han centrado en jóvenes y estudiantes universitarios, de modo que los efectos podrían explicarse por las distintas etapas de la vida y no por el uso que se hace de la tecnología.

Por lo tanto, Hampton se propuso estudiar poblaciones más maduras, analizando datos de más de 13.000 relaciones de participantes adultos en el Panel Study of Income Dynamics, la encuesta de hogares más antigua del mundo, que se realiza en Estados Unidos. Utilizó los datos de 2015 y 2016, que incluían una serie de preguntas sobre el uso de las tecnologías de la comunicación y los trastornos psicológicos.

Descubrió que los usuarios de las redes sociales tienen un 63% menos de probabilidades de experimentar un malestar psicológico grave de un año al otro, incluida la depresión mayor o la ansiedad grave. Tener miembros de la familia extendida en las redes sociales redujo aún más la angustia psicológica, siempre y cuando la salud mental de los miembros de la familia no disminuyera.

El estudio, publicado en el Journal of Computer Mediated-Communication, concluye asimismo que alguien que usa un sitio de redes sociales tiene 1,63 veces más probabilidades de evitar problemas psicológicos graves, si bien el grado en que las tecnologías de comunicación afectan la angustia psicológica varía según el tipo y la cantidad de tecnologías que utilizan las personas y sus familiares.

Los cambios en la salud mental de los miembros de la familia afectan la angustia psicológica que experimentan otros familiares, pero solo si ambos miembros están conectados a una red social. "Actualmente, tenemos estos pequeños fragmentos de información en curso en nuestros teléfonos celulares, y ese contacto continuo puede ser importante para cosas como la salud mental", concluye Hampton.