Las quejas al Defensor del Pueblo por temas sanitarios aumentan un 53%


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Informe Anual 2018 que el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha entregado este martes a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet y al presidente del Senado, Manuel Cruz desvela que han aumentado un 53 por ciento las quejas al Defensor del Pueblo relacionadas con la Sanidad.

En concreto, la Oficina del Defensor del Pueblo tramitó en 2018 un total de 849 quejas, un 53,25 por ciento más que el pasado año (554); de ellas, 629 fueron individuales y 195 agrupadas, y en 25 se actuó de oficio. Las quejas más frecuentes estaban relacionadas con la merma de la calidad de la atención, debido a carencias humanas y materiales; la situación de vulnerabilidad de algunos colectivos frente al copago farmacéutico, y la falta de facultativos, sobre todo en Pediatría y Atención Primaria.

Asimismo, respecto al acceso universal al Sistema Nacional de Salud y a pesar de la aprobación en 2018 de un nuevo marco legal, persisten dudas sobre el reconocimiento del derecho a la asistencia sanitaria en determinados casos, como son familiares de ascendientes de españoles o residentes en régimen comunitario, o personas que se encuentran en estancia temporal en España como los estudiantes extranjeros.

La crisis de la Atención Primaria

De hecho, desde hace años, el Defensor del Pueblo viene recibiendo diversas quejas que reflejan la preocupación de los profesionales sanitarios por las condiciones en que desarrollan su trabajo, como consecuencia de los problemas derivados de una infradotación presupuestaria de los servicios de salud. Esto aparece de forma muy especial en el nivel de la Atención Primaria, con particular incidencia en una dotación de recursos humanos insuficiente y en condiciones de precariedad laboral, además de otras cuestiones de carácter estructural y organizativo.

Es por ello que el Defensor del Pueblo ha insistido en que no es un problema puntual, sino que  son circunstancias arrastradas desde hace varios años y a las que las administraciones públicas no parecen que estén ofreciendo la debida respuesta, a pesar de estar bien identificadas. Por ello, teme que esta situación esté generando una “cronificación” de algunos problemas que “hacen temer por un deterioro de la atención sanitaria pública”.

De esta forma, el Defensor del Pueblo considera que las quejas que plantean los ciudadanos a esta institución en materia de Sanidad muestran “importantes carencias” en el nivel de Atención Primaria del sistema público de salud, “en forma de precarización y falta de medios”, lo que “exige una reacción efectiva” de todos los poderes públicos, que pudiera concretarse en un acuerdo estatal que garantice la suficiencia del sistema, adaptado a las diferencias territoriales y necesidades en cada CC.AA.