Las personas que caminan más rápido tienen mayor esperanza de vida (Mayo Clin Proceed)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas que tienen un ritmo de caminata más lento tienen una esperanza de vida menor que aquellas que caminan más rápido, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) del Centro de Investigación Biomédica de Leicester (Reino Unido) y publicado en Mayo Clinic Proceedings.

El estudio, utilizando datos del Biobanco del Reino Unido de 474.919 personas, encontró que las personas con un ritmo al andar habitualmente rápido tienen una larga esperanza de vida en todos los niveles de peso, desde bajo peso hasta obesidad mórbida. La investigación también reveló que las personas con bajo peso que caminan lentamente tienen la menor esperanza de vida, de 64,8 años para los hombres y de 72,4 años para las mujeres.

Estos resultados podrían indicar que "tal vez la condición física sea un mejor indicador de la esperanza de vida que el índice de masa corporal (IMC), y que alentar a la población a participar en una caminata enérgica puede añadir años a sus vidas", ha explicado el principal autor del estudio, Tom Yates.

Por su parte, el coautor del estudio Francesco Zaccardi ha explicado que hasta ahora los trabajos publicados han demostrado principalmente el impacto del peso corporal y la actividad física en la mortalidad; sin embargo, "no siempre es fácil interpretar un "riesgo relativo". Por el contrario, la presentación de informes sobre la esperanza de vida es más fácil de interpretar y da una mejor idea de la importancia, separada y conjunta, del índice de masa corporal y la aptitud física".

Asimismo, en un estudio anterior Yates y su equipo mostraron que las personas de mediana edad que informaron que eran caminantes lentos tenían un mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el corazón en comparación con la población general. Esta investigación, que también utilizó datos del Biobanco del Reino Unido, mostró que las personas que caminan lento tenían el doble de posibilidades de tener una muerte relacionada con el corazón que los caminantes rápidos, incluso cuando se tenían en cuenta otros factores de riesgo como el tabaquismo y el IMC.