Las nuevas pruebas genéticas no causan mayor preocupación a las pacientes con cáncer de mama (JCO Precis Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las nuevas pruebas genéticas para el cáncer de mama, cada vez más complejas porque evalúan una mayor cantidad de genes, no están causando que las pacientes se preocupen más por su riesgo de cáncer, según ha concluido un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

"Estas pruebas son cada vez más precisas. Esto ha llevado a cierta ambigüedad en los resultados de las pruebas. El desafío es incorporar esta información a la decisión de tratamiento sin causar preocupaciones innecesarias", explica el autor principal del trabajo, Steven J. Katz.

Inicialmente, las pruebas genéticas para el cáncer de mama se centraron exclusivamente en los genes BRCA1 y BRCA2. Ahora, las técnicas más novedosas detectan anomalías en una docena o más de genes diferentes que desempeñan algún papel en el riesgo de cáncer de mama. Al analizar más genes, es más probable que un paciente tenga una prueba positiva o una variante relevante desconocida.

La preocupación es que esta mayor variación podría llevar a los pacientes a preocuparse demasiado por su riesgo de recurrencia del cáncer de mama cuando los resultados de las pruebas genéticas son ambiguos.

Los investigadores encuestaron a 1.063 mujeres tratadas por cáncer de mama en etapa temprana que habían recibido pruebas genéticas entre 2013-2015, el período en el cual estas pruebas se hicieron más populares. Aproximadamente el 60% de los pacientes fueron evaluados solo para BRCA1 y BRCA2, mientras que el 40% se sometió a las técnicas modernas. Se les preguntó a los pacientes cuánto y con qué frecuencia les preocupaba la reaparición del cáncer y el impacto que la preocupación tenía en su vida.

En general, el 11% de los pacientes informaron que esta preocupación tuvo un alto impacto en su vida y el 15% se preocupó a menudo o casi siempre. Ni el impacto ni la frecuencia de la preocupación variaron sustancialmente según el tipo de prueba genética o los resultados de la prueba, según ha hallado este estudio, publica en JCO Precision Oncology.

"Estos hallazgos son tranquilizadores. Encontramos que los pacientes no reaccionaron de forma exagerada si se sometieron a una prueba de panel más nueva o solo a BRCA, y no reaccionaron de manera exagerada a los resultados de la prueba. Su preocupación futura por el cáncer no fue diferente si se sometían una prueba negativa o una variante de importancia desconocida", explican.