Las nueces son los frutos secos que más alergias causan a los niños españoles


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las nueces son los frutos secos que mayor frecuencia de alergia muestran en los niños españoles, según se desprende del Estudio Pronuts, una investigación realizada en Reino Unido, Suiza y España y cuyos resultados preliminares se han presentado en la 42 edición del Congreso de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Asimismo, las nueces se asocian a reacciones más graves, demostradas en pruebas de provocación realizadas en el hospital. A esta conclusión se ha llegado tras analizar la frecuencia individual de alergia a diez frutos secos y semillas de sésamo, así como la reactividad cutánea y en sangre y, sobre todo, en pruebas de provocación, que deben realizarse en un entorno clínico por parte de especialistas en alergia infantil.

No obstante, a nivel internacional, son los cacahuetes los responsables de la mayor parte de las alergias debido, especialmente, a la información proveniente de países como Estados Unidos, Reino Unido o Australia, donde prevalece el consumo de estos frutos secos. Pero, de hecho, se han visto variaciones en la prevalencia de sensibilización o alergia según el país de estudio.

"No se pueden hacer generalizaciones. En Reino Unido, por ejemplo, son los cacahuetes los que muestran más frecuencia de alergia, en concreto un uno% de la población pediátrica, en comparación con el 0,5% que han obtenido del conjunto de otros frutos secos. En el caso de Suiza, son los pistachos los más habituales", ha explicado el miembro de la SEICAP, Ángel Mazón.

Asimismo, prosigue, aunque en el estudio no se han analizado de forma específica las causas de estas diferencias entre España, Reino Unido o Suiza, se cree que pueden influir factores genéticos y culturales, en relación a los tipos de alimentos que utilizamos en cada país, así como la edad en la que se introducen.

A menudo, una alergia a un determinado fruto seco se asocia con alergia a otro u otros frutos secos, por lo que los pediatras alergólogos a veces recomiendan la retirada de todos ellos, con independencia de que sea el alérgeno o no.

"Para prevenir reacciones por errores o por contaminación cruzada, lo más seguro es evitar todos los alimentos similares, en este caso los frutos secos. Pero se trata de una decisión que puede repercutir en la calidad de vida de los pacientes, así como complicar su alimentación en base a sus hábitos", ha recalcado Mazón, para advertir de que la frecuencia de otros frutos secos distintos del cacahuete como causantes de anafilaxia ha aumentado un 373% desde el año 2005 hasta el 2014 en Estados Unidos.

Por otra parte, el experto ha informado de que en los casos de reactividad cruzada, la alergia o sensibilización a más de un fruto seco se debe a componentes moleculares similares entre ellos, si bien puede darse la alergia a más de un fruto seco por coincidencia al azar, al igual que ocurre cuando coincide la alergia a un fruto seco con una alergia a otro alimento diferente, como el marisco o el pescado.

Finalmente, este especialista ha comentado que las pruebas de provocación son el mejor método para diagnosticar si un niño padece alguna alergia alimentaria, administrando el alimento sospechoso de ser alérgeno, aunque es una prueba que conlleva un gran riesgo.

 

"Por este motivo se buscan técnicas para identificar a un paciente alérgico, evitando someterle a las reacciones que suponen las pruebas de provocación. En este estudio, por ejemplo, se valoran los datos de diferentes pruebas cutáneas, análisis de IgE en sangre frente al alimento completo o frente a componentes moleculares y el reciente test de activación de eosinófilos. Todo ello servirá para realizar una atención más personalizada, segura y emitir recomendaciones más ajustadas a cada caso", ha concluido.