Las mutaciones en el gen ESR1 pueden predecir el pronóstico del cáncer de mama hormonal


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las mutaciones en el gen del receptor estrogénico (ESR1) podrían ser un factor predictivo de peor pronóstico en el subtipo de cáncer de mama más común, el hormonal, según los resultados del estudio Pearl, del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, realizado en colaboración con el Grupo Cooperativo Oncológico de Europa Central (CECOG), y que ha sido presentado en el congreso virtual de la Asociación Americana de Oncología (ASCO).

Se trata del primer estudio que compara un inhibidor de ciclinas (palbociclib) en combinación con terapia endocrina (exemestano o fulvestrant) frente a quimioterapia oral con capecitabina en mujeres posmenopáusicas en fase metastásica, con receptores hormonales (RH) positivos y HER2 negativo cuyo tumor ya se ha hecho resistente a los inhibidores de aromatasa. Se ha realizado con datos de más de 600 pacientes, la mayor parte en España (81%) pero también en Austria (2,5%), Hungría (9,8%) e Israel (6,5%).

"Los resultados revelan que las pacientes con estas mutaciones tienen una supervivencia global significativamente peor que las que no las tienen, con independencia del tratamiento que reciban", ha dicho el presidente de GEICAM e investigador principal del análisis, Miguel Martín.

Se sabía que estos cambios en el ADN del tumor se asocian con una peor respuesta a los inhibidores de aromatasa, aunque no se conocen bien otras consecuencias biológicas de estas mutaciones. A juicio del experto, de confirmarse estos resultados, las mutaciones en ESR1 deberían ser consideradas como un factor de peor pronóstico y quizás ser incluidas como factor de estratificación de pacientes en los ensayos clínicos.

De hecho, a raíz de estudios publicados durante la etapa de reclutamiento del estudio Pearl, que sugerían que en las pacientes previamente tratadas con inhibidores de aromatasa había un aumento de mutaciones en ESR1, y que estas conferían una resistencia al uso de otros inhibidores de aromatasa, se modificó el diseño del estudio incorporando una segunda cohorte de pacientes en la que se sustituyó el exemestano por fulvestrant.

A partir de entonces, el objetivo primario del estudio se sustituyó por dos objetivos coprimarios, uno similar al anterior que comparaba la supervivencia libre de progresión entre palbociclib en combinación con fulvestrant frente a capecitabina y otro personalizando el tratamiento a aquellas pacientes que no tenían mutación en ESR1, comparando palbociclib, combinado con cualquiera de las dos terapias endocrinas previas antes mencionadas, frente a capecitabina.