Las mujeres pueden beneficiarse más que los hombres de una dieta baja en sal (Hypertension)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una dieta baja en sal puede ser más beneficiosa a la hora de disminuir la presión arterial en las mujeres que en los hombres, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Augusta (Estados Unidos)  que ha sido publicado en Hypertension.

Además, y según el mismo trabajo, realizado en ratones, las mujeres también podrían beneficiarse más de los medicamentos que bloquean directamente la aldosterona, una hormona y un constrictor de vasos sanguíneos que es naturalmente más alto en las mujeres y está más elevado por una dieta alta en sal.

"Cuando le dimos a los ratones una dieta alta en sal durante una semana, observamos un aumento en la presión arterial de aproximadamente 10 mmHg, lo cual es clínicamente significativo, pero sólo ocurría en las hembras", ha aseverado la primera autora de la investigación, Jessica L. Faulkner.

La presión arterial en machos y hembras fue similar al inicio de la investigación, si bien los niveles de aldosterona fueron más altos en las hembras, una diferencia típica entre los sexos que los investigadores ya habían observado previamente.

"Pensamos que si las hembras tienen más aldosterona que los machos, deberían ser más sensibles a la sal y, por ello, realizamos este estudio", argumenta el coautor del trabajo, Belin de Chantemele. Además, comenta que en el estudio comprobaron que el aumento de la ingesta de sal suprimía la aldosterona, lo que ayudaba a proteger a los machos de la hipertensión, si bien las hembras que tomaban mucha sal no suprimían tanto la aldosterona, por lo que los niveles de aldosterona y la presión arterial eran más altos.

En este escenario, en lugar de conservar más líquido y sal, la aldosterona parece causar problemas al afectar la capacidad de los vasos sanguíneos para relajarse. De hecho, los científicos no encontraron evidencia de que los riñones, que deberían eliminar el exceso de sodio, fueran el problema, ya que ambos sexos excretaron más sodio cuando consumieron más, y las hembras en realidad fueron las que más excretaron.

"En el campo de la sensibilidad a la sal hay dos conceptos principales. Uno es que está mediado por el hecho de que el riñón retiene más sal y otro sugiere que es una relajación inadecuada de los vasos sanguíneos en personas sensibles a la sal. Nuestros datos respaldan ese segundo concepto", señalan los autores.

Del mismo modo, cuando usaron eplerenona, un diurético que bloquea el receptor de la aldosterona y ya se usa para tratar la presión arterial alta y, más comúnmente, la insuficiencia cardiaca, los expertos observaron que restableció la presión arterial y la función endotelial en las hembras. Además, disminuyó las mediciones diurnas y nocturnas de la presión arterial sistólica, presión diastólica y de la presión arterial media.

En los machos, este medicamento no afectó ninguna de esas presiones ni alteró la función de las células endoteliales que alinean los vasos sanguíneos y ayudan a su contracción y relajación. Por tanto, a juicio de los expertos, estos datos evidencian que el sistema de aldosterona es una buena diana terapéutica para las mujeres frente a problemas patológicos como la obesidad y la hipertensión sensible a la sal, escriben.