Las mujeres mayores se benefician significativamente de la mamografía 3D (Radiology)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La mamografía sigue siendo un método eficaz para la detección del cáncer de mama en mujeres mayores de 65 años, con el añadido de la técnica tridimensional llamada tomosíntesis mejora aún más el rendimiento de la detección, según un estudio publicado en Radiology.

Las investigaciones han demostrado que la mamografía digital 2-D es eficaz para reducir la mortalidad relacionada con el cáncer de mama a través de la detección temprana, cuando el cáncer es más tratable. En 2011, la FDA estadounidense aprobó la tomosíntesis, también conocida como mamografía 3-D, para la detección del cáncer de mama.

Desde entonces se ha utilizado ampliamente como complemento de la mamografía digital. Incluso con estas mejoras tecnológicas, los beneficios de la detección del cáncer de mama en mujeres mayores han sido objeto de debate. El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos recomienda la mamografía solo hasta la edad de 74 años, mientras que otros grupos profesionales no aconsejan suspender la detección en función de la edad.

En el nuevo estudio, investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) intentaron obtener más información sobre el rendimiento de la mamografía de detección en la población de mayor edad y el valor agregado de la tomosíntesis. Compararon las mamografías de detección de más de 15.000 mujeres (con una edad promedio de 72,7 años) que se sometieron a mamografía digital 2-D con las de más de 20.000 mujeres (con 72,1 años de edad promedio) que se sometieron a tomosíntesis.

Ambos enfoques fueron altamente efectivos para detectar el cáncer, pero la tomosíntesis tuvo algunas ventajas sobre el enfoque 2-D, incluida una reducción en los exámenes falsos positivos. La tomosíntesis también tuvo un valor predictivo positivo más alto, la probabilidad de que las mujeres con un resultado de detección positivo tengan cáncer de mama, y una mayor especificidad, o capacidad de distinguir el cáncer de los hallazgos benignos, que la mamografía digital 2-D.

"Hemos demostrado que la mamografía de detección funciona bien en mujeres mayores, con altas tasas de detección de cáncer y bajos falsos positivos, y que la tomosíntesis conduce a un rendimiento aún mejor que la mamografía 2-D convencional", resume la autora principal del estudio, Manisha Bahl.

"Por ejemplo, la tasa de interpretación anormal, que es el porcentaje de mujeres a las que se les vuelve a llamar para obtener imágenes adicionales después de una mamografía de detección, es menor con la tomosíntesis que con la mamografía 2-D convencional. También encontramos que menos cánceres detectados con la tomosíntesis fueron positivos en nódulos linfáticos, lo que sugiere que estamos detectando cánceres en una etapa más temprana. Hallar cánceres de mama en una etapa temprana es el objetivo de la mamografía", subraya.