Las muertes por hepatitis víricas en España han descendido un 30% desde el uso de antivirales de acción directa


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El número de fallecimientos por hepatitis víricas ha caído en España más de un 30% desde 2015, año en el que se aprobó el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C (PEAHC) y empezaron a utilizarse los antivirales de acción directa.

Así lo muestran datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Concretamente, de las 906 muertes que se produjeron en 2015 se ha pasado a 776 en 2016 y a 629 en 2017.

Inicialmente solo se utilizaban los antivirales de acción directa en los casos más graves, los estadios III y IV. Un año después, en 2016, con el PEAHC en marcha, el número de muertes descendió en 130. No obstante, a final de 2017 la caída fue de 147 defunciones. Ese año, Gobierno y comunidades autónomas habían decidido la extensión del tratamiento a todos los pacientes, con independencia de la gravedad de la enfermedad.

Aunque los datos del INE se refieren a todas las hepatitis víricas, detrás de este descenso están las políticas adoptadas en relación con las hepatitis C, la única de las víricas en las que se ha producido un avance farmacológico y médico relevante, según han indicado los expertos de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas (AEHVE) en España.

Los mismos expertos han interpretado la evolución como "un gran éxito de la sociedad española y de su sistema público de salud" gracias al cual "se ha podido tratar y curar a más de 117.000 personas en España", ha explicado su coordinador, Javier García-Samaniego.

Sin embargo, las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes integradas en la AEHVE han reclamado a gobiernos y comunidades un último esfuerzo, sobre todo en materia de cribado y prevención, para llegar al objetivo de la eliminación de la hepatitis C en España en 2021, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para los países avanzados.

"Estamos en condiciones de hacer historia, pero sólo lo lograremos si hacemos frente a los retos pendientes con la misma valentía con la que se afrontaron la prescripción y la universalización de los nuevos tratamientos frente a la hepatitis C", ha apuntado García-Samaniego.

El experto ha explicado que el abordaje de la hepatitis C ha entrado en una nueva etapa en España en la que resulta prioritaria hacer aflorar la infección por hepatitis C no diagnosticada a través de políticas de cribado, desarrollar políticas de prevención y educación para la salud e iniciar políticas especificas de eliminación en grupos vulnerables.