Las muertes por cáncer de hígado aumentarán en más del 55 % para 2040

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

De acuerdo con un nuevo análisis global publicado en el Journal of Hepatology, el cáncer de hígado se encuentra entre las 3 causas principales de muerte por cáncer en 46 países, y se calcula que el número de casos nuevos y de muertes relacionadas con él aumente de forma abrupta.

Se prevé que el número de casos nuevos de cáncer de hígado aumente en un 55 % en las próximas 2 décadas y que, para 2040, haya 1,4 millones de diagnósticos nuevos.  Además, se prevé que se produzcan aproximadamente 1,3 millones de muertes para 2040, lo que supondrá un aumento del 56,4 %.

“El cáncer de hígado provoca una carga de morbimortalidad enorme cada año en todo el mundo”, afirmó la autora principal, la Dra. Isabelle Soerjomataram, del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (Organización Mundial de la Salud), División de Vigilancia del Cáncer (Lyon, Francia).

“También puede prevenirse en gran medida si se priorizan los esfuerzos de control; los principales factores de riesgo incluyen el virus de la hepatitis B, el virus de la hepatitis C, el consumo de alcohol, el exceso de peso corporal y las enfermedades metabólicas, incluida la diabetes de tipo 2”, añadió.

Los autores subrayan que la carga global del cáncer de hígado es sustancial, dado que, según las estimaciones de 2020, es el sexto tipo de cáncer diagnosticado con más frecuencia y la tercera causa de muerte más frecuente por cáncer.

Sin embargo, la carga varía según los países. Por ejemplo: las tasas de incidencia y mortalidad han disminuido en algunos países de Asia oriental (incluidos Japón, China y la República de Corea), pero, al mismo tiempo, las tasas de incidencia y de mortalidad han aumentado en países que antes se consideraban de incidencia baja, como Estados Unidos, Australia y algunos países europeos.

Los factores de riesgo del cáncer de hígado establecidos incluyen la edad avanzada y el sexo masculino, y la mayoría de los casos se relaciona con la hepatitis: el 56 % con el virus de la hepatitis B y el 20 % con el virus de la hepatitis C, aproximadamente. Un 18 % adicional puede estar relacionado con el tabaquismo, mientras que aproximadamente un 17 % puede atribuirse al consumo de alcohol.

Asimismo, se han notificado diferencias en el riesgo por etnia. Por ejemplo, en poblaciones multiétnicas, como en el caso de Estados Unidos, se observan tasas más altas entre personas de los pueblos nativos estadounidenses/nativos de Alaska, personas hispanas, personas negras no hispanas y personas asiáticas/originarias de las islas del Pacífico que en personas blancas no hispanas.

Varía según el país y el nivel en el índice de desarrollo humano

Los investigadores identificaron datos sobre casos de cáncer de hígado primario y muertes por su causa en la base de datos GLOBOCAN 2020 del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, que produce estimaciones de la incidencia del cáncer y de su mortalidad para 36 tipos de cáncer en 185 países de todo el mundo. El cambio previsto en los casos o su mortalidad para el año 2040 se estimó mediante proyecciones de población producidas por las Naciones Unidas.

Para 2020, se calcula que se diagnosticó cáncer de hígado a 905.700 personas y que 830.200 personas murieron por la enfermedad. Más de la mitad de los casos (54,3 %) y de las muertes (54,1 %) se produjeron en Asia oriental, que en 2020 representaba el 21,5 % de la población mundial. China por sí sola sufrió casi la mitad de todos los casos de cáncer de hígado (45,3 %) y de todas las muertes por su causa (47,1 %).

A nivel nacional, el cáncer de hígado fue el tipo de cáncer diagnosticado con más frecuencia en 6 países (Camboya, Egipto, Laos, Mongolia, Tailandia y Vietnam) y se encontró entre los 3 tipos principales de cáncer diagnosticados con más frecuencia en un total de 18 países.

En cuanto a la mortalidad, el cáncer de hígado fue la causa más frecuente de muerte relacionada con el cáncer en 15 países (Burkina Faso, Camboya, Egipto, Gabón, Gambia, Ghana, Guatemala, Laos, Mongolia, Nicaragua, República del Congo, Islas Salomón, Tailandia, Vanuatu y Vietnam) y se encontraba también entre las 3 causas principales de muerte por cáncer en 46 países.

La mayoría de los países con incidencias altas de cáncer de hígado y mortalidad relacionada con él se encontraban en Asia oriental y sudoriental, África septentrional y occidental, y Centroamérica.

Sin embargo, el cáncer de hígado también fue 1 de las 5 causas principales de mortalidad por cáncer en varios países europeos (Bosnia y Herzegovina, Francia, Italia, Moldavia y Rumanía) y en Asia occidental (Irán, Arabia Saudí, Turkmenistán y Uzbekistán).

Al observar la distribución mediante el índice de desarrollo humano de 4 niveles de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mayor porcentaje de casos y muertes se dio en países con un índice de desarrollo humano alto, en los que se dieron el 60,6 % de los casos nuevos y el 63,2 % de las muertes en todo el mundo. Este grupo también presentó las tasas más altas de incidencia (14,0 casos nuevos por cada 100.000 personas) y de mortalidad (13,3 muertes por cada 100.000 personas). Los autores señalan que esta distribución no fue inesperada, ya que el grupo con un índice de desarrollo humano alto incluye varios de los países con las tasas más altas de incidencia de cáncer de hígado y de mortalidad por su causa, como Mongolia, Egipto y China.

“Predijimos que el número de personas al año a quienes se les diagnostica cáncer de hígado o que mueren por causa de este tipo de cáncer podría aumentar en casi 500.000 casos o muertes para 2040, a menos que logremos una disminución sustancial en las tasas de cáncer de hígado mediante la prevención primaria”, comentó Harriet Rumgay, autora principal del estudio. “Estos resultados ofrecen una instantánea de la carga global del cáncer de hígado y, por lo tanto, son una herramienta esencial para que los países planifiquen el control de esta enfermedad”.

Rumgay añadió que sus predicciones más recientes subrayan la necesidad de reforzar urgentemente las medidas actuales de prevención del cáncer de hígado, “como la vacunación, las pruebas y el tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis B, las pruebas a toda la población y el tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis C, así como medidas para reducir el consumo de alcohol por parte de la población y frenar el aumento de la prevalencia de la diabetes y la obesidad, que pueden influir en la reducción de la carga del cáncer de hígado”.

No se recibió ninguna financiación directa y los autores no notificaron ninguna relación económica relevante.

Una versión de este artículo apareció por primera vez en Medscape.com, que forma parte de Medscape Professional Network.