Las metástasis óseas del cáncer de próstata reducen la eficacia de la inmunoterapia (Cell)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El cáncer de próstata que se propaga al hueso desencadena la destrucción del tejido óseo que, a su vez, reduce la efectividad de los inhibidores del punto de control inmunitario al bloquear el desarrollo de linfocitos T, que son cruciales para el éxito del tratamiento, según publican investigadores del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas en Cell.

Los descubrimientos del equipo dirigido por Padmanee Sharma explican por qué la inmunoterapia no ha tenido éxito en gran medida contra las metástasis óseas del cáncer de próstata y apuntan a una posible combinación que podría revertir la resistencia.

Sus hallazgos también destacan la necesidad de ver el cáncer metastásico bajo una luz diferente. "Tendemos a pensar que la enfermedad en estadio 4 es uniforme, pero no es todo lo mismo -señala Sharma-. Debemos tener más cuidado con el microambiente inmunitario en diferentes áreas de metástasis para tener en cuenta las diferentes respuestas inmunitarias en esos microambientes cuando desarrollamos tratamientos".

El equipo descubrió que la destrucción ósea causada por los tumores conduce a la producción masiva de factor de crecimiento transformativo beta (TGF-beta), una proteína que hace que los linfocitos T auxiliares se polaricen en células Th17 CD4 en lugar de las células efectoras Th1 CD4 necesarias para desencadenar un respuesta inmune antitumoral.

La combinación del tratamiento anti-TGF-beta con un inhibidor del punto de control CTLA-4 en los linfocitos T detuvo el crecimiento de metástasis óseas en un modelo de ratón. "Estamos trabajando para desarrollar un ensayo clínico combinado de anti-CTLA-4 y anti-TGF-beta para el cáncer de próstata metastásico", añade Sharma.