Las mejoras en la meningitis se sitúan por detrás de las registradas en otras enfermedades prevenibles mediante vacunación (Lancet Neurol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La carga global de la enfermedad de la meningitis sigue siendo inaceptablemente alta, y la mejora se retrasa sustancialmente en comparación con otras enfermedades prevenibles mediante vacunación, según advierte un nuevo estudio publicado en The Lancet Neurology.

El estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de Estados Unidos mostró que las muertes por meningitis se redujeron en solo un 21% a nivel mundial entre 1990 y 2016, mientras que otras enfermedades prevenibles como el sarampión, el tétanos y la diarrea debida al rotavirus registraron un descenso del 93%, el 90,7% y el 57,9%, respectivamente, lo que sugiere que el progreso en la meningitis podría haber sido sustancialmente más rápido.

El número de casos reales de meningitis aumentó durante ese periodo, de 2,5 millones en 1990 a 2,82 millones en 2016, debido al aumento del tamaño de la población. La mayor concentración de casos y muertes por meningitis se encontró en los países del África subsahariana que se conocen colectivamente como el "cinturón de la meningitis". Esto es a pesar del enorme progreso en la reducción de la enfermedad meningocócica del grupo A en un 99% en el cinturón de meningitis a través del programa de vacunación MenAfriVac.

Meningitis Research Foundation (MRF), organización autora del estudio, destaca que, para avanzar más rápido, se debe prestar especial atención al desarrollo de vacunas con una cobertura más amplia contra las causas bacterianas de la meningitis, hacer que estas vacunas sean asequibles para los países en desarrollo más afectados, mejorar la aceptación de la vacuna y mejorar las intervenciones, como el acceso a pruebas y tratamientos de diagnóstico rápido y de bajo coste.

Se dice que la vigilancia continua de los tipos específicos de bacterias que causan la meningitis es crucial para continuar controlando y reaccionando a las cargas y tendencias de la meningitis en todo el mundo. La meningitis bacteriana es una enfermedad mortal que ataca sin previo aviso y puede dejar a los supervivientes con efectos de por vida tan graves como sordera, ceguera y daño cerebral. El documento afirma que un mejor apoyo para los sobrevivientes discapacitados o impedidos por esta enfermedad es vital.

Nicholas J. Kassebaum, de IHME, explica que "las disminuciones en la incidencia y la mortalidad de la meningitis se han quedado muy por detrás de las de otras enfermedades prevenibles por vacunación, como la diarrea y las infecciones respiratorias inferiores. Es probable que el número creciente de supervivientes de meningitis con discapacidades de por vida viva en comunidades sin recursos o programas para apoyarles".

La autora del estudio Linda Glennie, de la Fundación de Investigación de la Meningitis, señala que "esta investigación muestra que una gran cantidad de personas todavía están siendo afectadas por esta terrible enfermedad. La vacunación es la única forma de prevenir la meningitis y, a pesar de los grandes avances realizados en los últimos 20 años, recientemente han ocurrido grandes epidemias mostrando nuevamente que la meningitis está muy lejos de ser derrotada".

"La meningitis se propaga por todo el mundo y necesitamos un esfuerzo coordinado para vencerla. Necesitamos un progreso más rápido, similar al logrado con el sarampión, el tétanos y la diarrea debida al rotavirus. Este año, la Organización Mundial de la Salud lanzó un grupo de expertos para desarrollar una hoja de ruta de una estrategia global para vencer la meningitis para 2030, y MRF está encantada de participar. Este grupo de trabajo es un paso crucial para derrotar a la meningitis para siempre".