Las inyecciones de toxina botulínica ayudan a reducir la frecuencia de los brotes de migraña (Plastic Reconstr Surg)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las inyecciones de toxina botulínica ayudan a reducir la frecuencia de los brotes de migraña, según un metaanálisis llevado a cabo por investigadores franceses y que ha sido publicado en Plastic and Reconstructive Surgery.

"La toxina botulínica es un tratamiento seguro y bien tolerado que debe proponerse a los pacientes con migraña", han asegurado los autores, tras analizar los datos de 17 ensayos aleatorios realizados anteriormente y que compararon la toxina botulínica con placebo para el tratamiento preventivo de las migrañas.

La toxina botulínica fue aprobada por la FDA estadounidense para el tratamiento de la migraña crónica en 2010. Desde entonces, un número creciente de pacientes ha reportado resultados exitosos con inyecciones de toxina botulínica para aliviar las migrañas.

Los 17 estudios incluyeron cerca de 3.650 pacientes, de los cuales 1.550 tenían migraña crónica y padecían, al menos, 15 ataques de dolor de cabeza mensuales que duraban al menos ocho días. Los pacientes restantes tuvieron migrañas episódicas menos frecuentes.

En el análisis de datos agrupados, las inyecciones de toxina botulínica redujeron significativamente la frecuencia de los ataques crónicos de migraña. Asimismo, tres meses después de la inyección, los pacientes tratados con toxina botulínica tuvieron un promedio de 1,6 ataques de migraña menos al mes, en comparación con los tratados con placebo inactivo.

Del mismo modo, los resultados también evidenciaron una mejora significativa en la calidad de vida en pacientes tratados con toxina botulínica, la cual estuvo directamente relacionada con una reducción de los síntomas depresivos.