Las hormonas se relacionan con el aumento del riesgo de cáncer de mama en mujeres y hombres transgénero

  • BMJ

  • de Miriam Davis, PhD
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Las mujeres y los hombres transgénero que toman hormonoterapia se enfrentan a la elevación del riesgo de cáncer de mama en comparación con los hombres cisgénero.
  • El riesgo continúa siendo menor que el de las mujeres cisgénero.

Por qué es importante

  • Las directrices del cribado de cáncer de mama para las mujeres cisgénero pueden cubrir de forma eficaz a las mujeres transgénero que reciben hormonoterapia.
  • Debería tenerse en cuenta para el cribado a los hombres transgénero.

Diseño del estudio

  • Se trata de una cohorte nacional en los Países Bajos (n = 2260 mujeres adultas transgénero [de sexo masculino en el momento de nacer, identidad de género femenina] y 1229 hombres transgénero adultos [de sexo femenino en el momento de nacer e identidad de género masculino]), todos los cuales habían tomado hormonas esteroideas sexuales.
  • Financiación: ninguna.

Resultados clave

  • Después de 18 años de hormonoterapia, las mujeres transgénero presentan un riesgo de cáncer de mama 46,7 veces superior al de los hombres cisgénero (el sexo masculino en el momento de nacer coincide con la identidad de género masculino; tasa de incidencia estandarizada [TIE]: 46,7; IC del 95 %: 27,2-75,4) pero no es tan elevado como el de las mujeres cisgénero (sexo femenino en el momento del nacimiento que coincide con la identidad de género femenino; TIE: 0,3; IC del 95 %: 0,2-0,4).
  • Después de 15 años de hormonoterapia, los hombres transgénero presentan un riesgo de cáncer de mama 58,9 veces superior al de los hombres cisgénero (TIE: 58,9; IC del 95 %: 18,7-142,2), pero no tan elevado como el de las mujeres cisgénero (TIE: 0,2; IC del 95 %: 0,1-0,5).

Limitaciones

  • Falta información, o estaba incompleta, sobre el uso de hormonas, los antecedentes familiares, las mutaciones genéticas, la densidad de la mama, el consumo de alcohol o de tabaco y el IMC.