Las hormonas del estrés promueven la metástasis del cáncer de mama y reducen la eficacia de la quimioterapia (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos de la Universidad de Basilea y del Hospital Universitario de Basilea (Suiza) han descifrado los mecanismos moleculares que relacionan el aumento de las hormonas del estrés con la metástasis del cáncer. Además, encontraron que los derivados sintéticos de las hormonas del estrés, que se usan frecuentemente como antiinflamatorios en la terapia del cáncer, disminuyen la eficacia de la quimioterapia.

Estos resultados provienen de modelos de cáncer de mama murinos y pueden tener implicaciones para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama, según informan los investigadores en Nature.

Un obstáculo importante en el tratamiento del cáncer de mama metastásico es el fenómeno de la heterogeneidad tumoral. A medida que avanza la enfermedad, el tumor se vuelve más diverso y la diferencia entre las células cancerosas puede llevar a un tratamiento inadecuado.

Debido a que los mecanismos subyacentes de este fenómeno siguen sin estar claros, el grupo de investigación de Mohamed Bentires-Alj ha estado estudiando las células del triple cáncer de mama negativo. Este tipo de cáncer es resistente a las terapias habituales, lo que deja a los pacientes con menos opciones de tratamiento.

Para explorar la heterogeneidad entre tumores y metástasis, los investigadores analizaron la actividad de los genes en un modelo de ratón de cáncer de mama. Encontraron que las metástasis tienen una mayor actividad de los receptores de glucocorticoides que median los efectos de las hormonas del estrés como el cortisol.

Las concentraciones de las hormonas del estrés cortisol y corticosterona fueron mayores en ratones con metástasis que en aquellos sin metástasis. Los científicos muestran que los niveles elevados de estas hormonas del estrés activan los glucocorticoides, lo que provoca un aumento de la colonización y la heterogeneidad de las células cancerosas y, en última instancia, una supervivencia más corta.

Los glucocorticoides también participan en los efectos de los derivados sintéticos del cortisol, como la dexametasona, que se usa ampliamente para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia. El grupo de investigación muestra que en ratones con células metastásicas, la eficacia del fármaco de quimioterapia paclitaxel se redujo cuando se administró en combinación con dexametasona.

Estos hallazgos sugieren que se debe tener precaución cuando se prescriben hormonas glucocorticoides a pacientes con cáncer de mama. El estudio también sugiere que la inhibición de los receptores de glucocorticoides puede ser beneficiosa para los pacientes y podría llevar al desarrollo de nuevas terapias para combatir la metástasis del cáncer de mama.

"La heterogeneidad tumoral es un obstáculo serio para la terapia. Estos hallazgos resaltan la importancia del manejo del estrés en los pacientes, y especialmente en aquellos con cáncer de mama triple negativo -afirma Bentires-Alj-. Se ha demostrado que las técnicas de ejercicio moderado y relajación se correlacionan con una mejor calidad de vida y una mayor supervivencia en los pacientes".