Las estrategias de cribado y tratamiento comunitarios podrían reducir la carga del VHC en Europa


  • Antara Ghosh
  • Medical news
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La prevalencia mundial del virus de la hepatitis C (VHC) virémico se mantiene en 71 millones (IC del 95 %: 63-79) y únicamente se diagnostica un 40 %. La OMS ha establecido el objetivo de erradicar la infección por el VHC como una amenaza importante contra la salud pública para 2030, lo que parece poder alcanzarse con la implantación de tratamientos de gran éxito con antivíricos de acción directa (AAD). Aunque el número de los pacientes que reciben tratamiento se ha duplicado entre 2013 y 2015, alcanzar el objetivo de la OMS exigiría un aumento adicional de hasta el 25 %.

Los especialistas suelen administrar el tratamiento con AAD en Europa, pero diversos profesionales no especialistas llevan desde 2016 prescribiendo AAD en Australia. La breve duración de los tratamientos y las bajas tasas de acontecimientos adversos lo vuelven adecuados para su administración en el marco comunitario.  Sin embargo, es necesario tener precaución en los pacientes con hepatopatía en estadio avanzado. Un informe reciente publicado en el Journal of Hepatology indica que unos programas de cribado eficientes con medición de la rigidez hepática (MRH) en el marco comunitario podrían resultar útiles para detectar a los pacientes con riesgo de cirrosis y descompensación hepáticas.

Un estudio reciente confirmó la utilidad de la MRH para la evaluación de la fibrosis en los pacientes con hepatitis C crónica en el marco comunitario. Se comparó a 780 pacientes con hepatitis C crónica en 21 centros de atención primaria en Australia con una cohorte de pacientes derivados al hospital. La cantidad de pacientes en la cohorte comunitaria identificados como con riesgo de fibrosis avanzada (MRH: ≥ 12,5 kPa) era similar a la de pacientes derivados al hospital en esa situación (P = 0,2). Con la MRH se detectó a algunos pacientes en riesgo que de otro modo se habrían pasado por alto, dado que un 17,3 % de tales pacientes no presentaba ninguna señal clínica de enfermedad avanzada. Otro estudio de cribado notificó que una MRH 

Siguiendo el ejemplo australiano, los autores subrayan las nuevas estrategias de salud pública en Europa, entre las que se incluyen el uso de profesionales no especialistas para extender las recetas y la participación de los recursos de cribado comunitarios. Comentan: «La participación de los recursos comunitarios aumentaría al máximo la utilización de herramientas diagnósticas y opciones de tratamiento avanzadas para reducir la carga y los costes de la hepatopatía crónica».