Las estatinas reducen el riesgo de ictus en pacientes con cáncer sometidos a radioterapia (J Am Heart Assoc)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los pacientes de cáncer que toman estatinas para reducir el colesterol después de radioterapia en mama, cabeza o cuello tienen un riesgo significativamente menor de sufrir un ictus y posiblemente otras complicaciones cardiovasculares, según una nueva investigación publicada en el Journal of the American Heart Association.

Más de la mitad de los pacientes con cáncer son tratados con radioterapia. Aunque se ha vuelto más precisa y las tasas de supervivencia a largo plazo han mejorado, la radiación puede afectar a las células sanas cercanas y causar efectos secundarios muchos años después.

Tales efectos incluyen cicatrización o engrosamiento de las arterias y, con el tiempo, pueden conducir a bloqueos que causan infarto de miocardio e ictus. De hecho, los autores señalan que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de enfermedad y muerte entre los supervivientes de cáncer.

El estudio, realizado por investigadores del McGill University Health Center de Montreal (Canadá), analizó si la medicación con estatinas podría reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y cerebrovascular después de la radioterapia en tórax, cabeza o cuello. Los investigadores encontraron que el uso de estatinas se asoció a una reducción del 32% de ictus.

También hubo una fuerte tendencia hacia la reducción de los eventos cardiovasculares generales y de muerte cardiovascular, aunque los autores apuntan que la reducción del 15% observada no fue estadísticamente significativa debido a la población de alto riesgo de los pacientes en el estudio.

El estudio ha evaluado datos de 5.718 pacientes con infarto e ictus mayores de 65 años (con una edad promedio de 75 años) que se habían sometido a radioterapia en tórax, cabeza o cuello entre 2000 y 2011. La mayoría, 4.166 pacientes, tomaba estatinas. La mayoría de las personas en el estudio presentaba enfermedad cardiovascular subyacente.