Las estatinas pueden prevenir el riesgo cardiovascular en pacientes con artritis reumatoide (Arthritis Rheumatol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un ensayo clínico liderado por George Kitas, miembro de Dudley Group NHS Foundation Trust (Reino Unido), ha demostrado que las estatinas pueden prevenir el riesgo cardiovascular en pacientes con artritis reumatoide.

Estos pacientes presentan un mayor riesgo de infarto de miocardio e ictus, por lo que este estudio, publicado en Arthritis & Rheumatology, se ha basado en investigar los riesgos y beneficios que las estatinas suponen para estos afectados.

La muestra estuvo formada por 3.002 pacientes mayores de 50 con artritis reumatoide desde hacía más de 10 años, sin aterosclerosis clínica, diabetes o miopatía. Fueron distribuidos aleatoriamente para recibir 40 mg diarios de atorvastatina o placebo.

El seguimiento fue de 2,5 años. Durante este proceso, el 1,6% de los participantes que recibieron atorvastatina y el 2,4% de los que tomaron placebo experimentaron eventos cardiovaculares, si bien se observó una menor incidencia entre los tratados con la estatina.

Al final del ensayo, los pacientes tratados con atorvastatina presentaron un nivel de colesterol LDL más bajo, al igual que la disminución en los niveles de proteína C reactiva, en comparación con los pacientes que recibieron placebo.

"El ensayo ha demostrado que la estatina permite reducir los niveles de colesterol. Los resultados también muestran que tomar estatina es seguro tanto para pacientes con artritis reumatoide como para la población en general", destaca Deborah Symmons, profesora de la Universidad de Manchester (Reino Unido), coautora del estudio.

En este contexto, añade que, debido a la baja tasa de eventos cardiovasculares en los participantes, no hay ninguna indicación para que todos los pacientes con artritis reumatoide tengan que tomar estatina. Sin embargo, los autores recomiendan su prescripción para el manejo del riesgo cardiovascular.