Las estatinas pueden matar a las células cancerosas (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Johns Hopkins Medicine (Estados Unidos) han observado, en un trabajo realizado en el laboratorio con células humanas, que las estatinas, utilizadas comúnmente para reducir los niveles de colesterol, pueden ayudar a matar a las células del cáncer.

Para alcanzar esta conclusión, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores analizaron 2.500 medicamentos aprobados por la FDA de Estados Unidos para analizar cuáles tenían una mejor tasa de letalidad de las células genéticamente modificadas para tener una mutación en un gen canceroso denominado PTEN, que codifica una enzima que suprime el crecimiento tumoral.

Entre los miles de medicamentos estudiados, las estatinas y, en particular, la pitavastatina, fueron las que más potencia tenían para matar al cáncer. De hecho, los investigadores observaron que fueron las que más lograron matar a las células cancerosas y, a la vez, eliminaban muy pocas sanas.

Se sabe que las estatinas bloquean una enzima hepática que produce el colesterol, pero también bloquean la creación de una pequeña molécula llamada pirofosfato de geranilgeranilo (GGPP), responsable de conectar las proteínas celulares a las membranas celulares.

Cuando los investigadores añadieron pitavastatina y GGPP a las células cancerosas humanas con mutaciones PTEN, descubrieron que GGPP previno los efectos destructores de las estatinas y las células cancerosas sobrevivieron, lo que sugiere que GGPP puede ser un ingrediente clave para la supervivencia de las células cancerosas.

Posteriormente, observando en el microscopio las células diseñadas para carecer de la enzima que produce GGPP, los autores vieron que cuando las células comenzaron a morir dejaron de moverse, por lo que se estaban "muriendo de hambre". Por ello, midieron la ingesta de las células tratadas con estatinas añadiendo una etiqueta fluorescente a las proteínas en el entorno de las células.

Así comprobaron que las células humanas normales brillaban intensamente con la etiqueta fluorescente, lo que sugiere que estas células ingirieron proteínas de su entorno, independientemente de si los científicos agregaron estatinas a la mezcla de nutrientes y células. Sin embargo, las células cancerosas humanas con mutaciones PTEN casi no tomaron proteínas brillantes después de que los científicos agregaron estatinas.

"La incapacidad de las células cancerosas tratadas con estatinas para producir las protuberancias necesarias para absorber proteínas conduce a su inanición", concluyen los investigadores.