Las embarazadas fumadoras tienen un mayor riesgo de diabetes gestacional (Obstet Gynecol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Fumar durante el embarazo puede incrementar el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, según un estudio publicado en Obstetrics & Gynecology, cuyo objetivo era profundizar en los inconvenientes del consumo de tabaco durante la gestación.

Este tipo de diabetes provoca mayores riesgos en el embarazo y complicaciones durante el parto, entre ellos macrosomia y cesáreas.

Se trata de un riesgo más que se une a otros demostrados anteriormente, como una mayor probabilidad de nacimiento prematuro, bajo peso al nacer y retrasos del desarrollo, en comparación con los hijos de madres no fumadoras.

El estudio actual es una investigación conjunta de la Universidad de Jerusalén (Israel) y la Universidad de Ohio (Estados Unidos). La líder de la investigación, Yael Bar-Zeev, ha llevado a cabo un análisis secundario mediante los datos recogidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, llamado Sistema de Monitorización de Evaluación de Embarazo.

Para el estudio, observaron a 222.408 mujeres que dieron a luz entre los años 2009 y 2015, de las cuales 12.897 (5.3%) fueron diagnosticadas de diabetes gestacional.

Los investigadores hallaron que las embarazadas que fumaban el mismo número de cigarrillos al día o más con respecto a antes de estar en período de gestación tenían 50% más probabilidades de desarrollar este tipo de diabetes.

También encontraron que aquellas mujeres embarazadas que redujeron el consumo de tabaco todavía tenían un 22% más de riesgo de desarrollar la enfermedad que aquellas que nunca habían fumado o que habían dejado de fumar dos años antes de concebir.

"Lo ideal es que las mujeres dejen de fumar antes de que intenten tener niños", ha advertido Bar-Zeev. Además, afirma que, debido a los riesgos que entraña, es obligatorio que estas mujeres tengan acceso a programas específicos para abandonar dicho hábito.

Actualmente, en Estados Unidos e Israel, estos servicios no son lo suficientemente accesibles o no están lo suficientemente adaptados al embarazo, "y es algo que hay que cambiar", ha añadido. A día de hoy, un 10,7% de las mujeres estadounidenses fuman durante su embarazo o son fumadoras pasivas.