Las complicaciones en el primer embarazo duplican el riesgo de hipertensión más adelante en la vida (J Am Heart Assoc)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las mujeres que experimentan complicaciones como nacimientos prematuros y preeclampsia durante su primer embarazo tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar hipertensión arterial más adelante que las mujeres sin complicaciones, según un estudio financiado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de Estados Unidos.

El estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association, fue realizado en 4.484 mujeres de distintas etnias, de una edad promedio de 27 años en su primer embarazo.

Para llevar a cabo el estudio, obtuvieron historias clínicas detalladas de las mujeres entre 2 y 7 años después de su primer embarazo para comprobar si los resultados estaban asociados a su salud cardiovascular.

Encontraron que el 31% de las mujeres con al menos un resultado adverso durante su primer embarazo experimentaron hipertensión crónica, mientras que solo el 17% de las que no experimentaron complicaciones desarrollaron esta enfermedad. Por otro lado, el riesgo de hipertensión crónica aumentó aún más con resultados adversos adicionales.

"Solíamos pensar que lleva años desarrollar hipertensión, pero descubrimos que puede ocurrir mucho antes de lo esperado..., en tan solo tres años", apunta el autor David Haas, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana (Estados Unidos).

Los investigadores destacan que existen estudios anteriores que han demostrado que los resultados adversos del embarazo (muerte fetal, parto prematuro, tamaño pequeño al nacer, etc.) están asociados a un riesgo elevado de hipertensión, enfermedad cardiovascular y diabetes en mujeres a edades más tempranas que aquellas sin resultados adversos. Sin embargo, estos estudios se habían basado en datos recopilados retrospectivamente o historias reproductivas autoinformadas.

Los responsables del estudio afirman que sus resultados subrayan la necesidad de que los médicos se centren más en conocer los antecedentes de salud de las mujeres, tanto durante el embarazo para ayudar a prevenir efectos adversos como después, para señalar sus riesgos de futuros eventos cardiovasculares.

"El mensaje final para las mujeres embarazadas es recibir atención prenatal temprano, hablar con su proveedor de obstetricia sobre sus condiciones de salud actuales y asegurarse de que su salud sea tan buena como sea posible", afirma Haas. "Para las mujeres que han tenido complicaciones durante su primer embarazo, la atención médica de rutina -como vigilar la presión arterial, el peso y el colesterol- es igual de crítica", advierte.