Las células madre del cerebro envejecen más rápido en pacientes con esclerosis múltiple progresiva (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las células madre del cerebro en personas con la forma más severa de esclerosis múltiple se ven mucho más viejas de lo que realmente son, según un estudio dirigido por el Centro de Salud de la Universidad de Connecticut (Estados Unidos) publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Las células prematuramente senescentes actúan de manera diferente en el cerebro que las normales y podrían ser la clave para nuevos tratamientos para la enfermedad.

Actualmente, solo hay un fármaco disponible para la forma progresiva de la enfermedad, y ralentiza la progresión, pero no la detiene. El neurocientífico Stephen Crocker quiere entender mejor la esclerosis múltiple progresiva para poder encontrar nuevos tratamientos. En el pasado, su equipo había demostrado que las células madre del cerebro de personas con esclerosis múltiple primaria progresiva evitan que los oligodendrocitos, las células que forman la mielina, maduren. Es algo que hacen las células madre del cerebro y es probable que las personas con esclerosis múltiple primaria progresiva nunca tengan remisiones: el aislamiento alrededor de sus células nerviosas nunca se repara.

Ahora, Crocker y colegas informan de que las células madre del cerebro de pacientes con esclerosis múltiple progresiva primaria parecen prematuramente viejas. Las células madre examinadas parecían ser décadas más antiguas que otras células similares de personas sanas de la misma edad.

El equipo descubrió que las células madre del cerebro no solo se ven mayores en los pacientes con esclerosis múltiple progresiva primaria, sino que también actúan como si tuvieran una edad más avanzada. Los oligodendrocitos expuestos a las células madre de los pacientes comienzan a expresar diferentes genes. Esto puede explicar por qué la mielina está comprometida.

Curiosamente, los autores descubrieron que muchos de los genes activados en los oligodendrocitos estaban siendo estimulados por una proteína específica llamada HMGB1, que las células madre de los pacientes con esclerosis múltiple producían a niveles altos. El laboratorio de Crocker demostró que cuando bloqueaban esta proteína los oligodendrocitos se desarrollaban con normalidad.

"Esta proteína bloquea activamente la capacidad de los oligodendrocitos para madurar. No lo sabíamos antes. Se había encontrado en lesiones y se había asociado con la inflamación, pero se pensaba que solo estimulaba el sistema inmunológico. Ahora podemos ver que si bloqueamos esa proteína, mejoramos dramáticamente el crecimiento del oligodendrocito", dice Crocker.

"La esclerosis múltiple primaria progresiva es una enfermedad devastadora para la cual todavía nos faltan tratamientos efectivos, y la regeneración de la mielina es una necesidad importante que las terapias actuales no han cumplido", apuntan los autores. "Estamos entusiasmados de que el estudio de células madre humanas en un plato condujo al descubrimiento de un nuevo mecanismo de enfermedad que podría ser utilizado en terapias muy necesarias para los pacientes con esclerosis múltiple progresiva", añaden.

El siguiente paso será observar las células madre del cerebro de personas con la forma de EM recurrente-remitente para ver si y cuándo comienzan los cambios asociados con el envejecimiento. Y para ver si se pueden evitar, ralentizar o revertir. "Las terapias de regeneración cerebral ya están en ensayos clínicos", dice Crocker, y podrían ajustarse para ayudar a regenerar la mielina en los sistemas nerviosos de los pacientes con esclerosis múltiple. "Sabemos que la esclerosis múltiple no es una enfermedad de los ancianos, pero puede ser una patología del envejecimiento. Sabiendo esto, ahora queremos saber cómo puede centrarse este proceso para mejorar la reparación de la mielina en los pacientes", adelantan los autores.