Las bacterias resistentes a antibióticos son más frecuentes en las infecciones relacionadas con dispositivos (Infect Control Hosp Epidemiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las infecciones las asociadas a la atención médica relacionadas con el uso de dispositivos médicos tienen más probabilidades de ser resistentes a los antibióticos que las que resultan de los procedimientos quirúrgicos, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  (CDC) y la Red Nacional de Seguridad Sanitaria (NHSN) de Estados Unidos, publicado en Infection Control & Hospital Epidemiology.

"Combatir la resistencia a los antimicrobianos es una prioridad clínica y de salud pública -recuerda Lindsey Weiner-Lastinger, epidemióloga de los CDC-. Estos datos muestran que la amenaza de exposición a bacterias resistentes a los antibióticos se extiende. Los datos también sirven como un llamamiento urgente para que los centros de salud y las agencias de salud pública intensifiquen sus esfuerzos para prevenir la aparición y propagación de la resistencia a los antimicrobianos".

El informe, que resume los datos de 5.626 instalaciones entre 2015 y 2017, muestra que la resistencia fue consistentemente más alta para las infecciones las asociadas a la atención médica asociadas a algún dispositivo que para las mismas bacterias identificadas después de los procedimientos quirúrgicos.

Los dispositivos estudiados no eran implantes permanentes, sino utilizados por tiempo limitado en un entorno hospitalario, como líneas centrales, ventiladores y sondas urinarias. Por ejemplo, el 48% de las pruebas de Staphylococcus aureus aisladas de infecciones asociadas al dispositivo eran resistentes a la meticilina (MRSA), en comparación con el 41% entre las aisladas de infecciones del sitio quirúrgico; y el 82% de las bacterias de Enterococcus faecium asociadas al dispositivo eran resistentes a la vancomicina (VRE) en comparación con el 55% entre las infecciones del sitio quirúrgico.

Los investigadores señalan que los microorganismos en las instalaciones de adultos y pediátricos varían según el tipo de infección y la ubicación de la atención. Las bacterias asociadas a la atención médica más comunes entre pacientes adultos fueron Escherichia coli (18%), Staphylococcus aureus (12%) y Klebsiella (9%).

Un informe complementario sobre las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria pediátrica, con datos de 2.454 instalaciones, encontró que los patógenos más prevalentes entre los pacientes pediátricos fueron Staphylococcus aureus (15%), Escherichia coli (12%) y estafilococo coagulasa negativos (12%).

Los datos también muestran que las bacterias asociadas a los hospitales de cuidados agudos a largo plazo tienen más probabilidades de ser resistentes a los antibióticos que las adquiridas en los hospitales de cuidados agudos de corta duración, y las infecciones respiratorias agudas en entornos de atención médica para adultos tienen más probabilidades de ser resistentes que las de pediatría.

Lastinger apunta que la creciente disponibilidad de datos clínicos y de laboratorio en forma electrónica ofrece nuevas oportunidades para identificar rápidamente la resistencia a las terapias con antibióticos e informar a los programas de administración de antibióticos. A su juicio, deben asignarse los recursos adecuados para garantizar métodos adecuados de prevención de infecciones de los dispositivos y el medio ambiente en todo el proceso de atención médica.