Las bacterias de los alimentos fermentados son una señal para el sistema inmunitario humano (PLOS Genet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores alemanes han descubierto que los humanos y los grandes simios poseen un receptor en sus células que detecta los metabolitos de las bacterias que se encuentran comúnmente en los alimentos fermentados y que desencadena el movimiento de las células inmunitarias. Claudia Stäubert de la Universidad de Leipzig (Alemania), y colegas informan sobre estos hallazgos de su estudio en PLOS Genetics.

El consumo de bacterias del ácido láctico, del tipo que convierte la leche en yogur y el repollo en chucrut, puede ofrecer muchos beneficios para la salud, pero los científicos aún no comprenden a nivel molecular por qué es útil ingerir estas bacterias y cómo eso afecta a nuestro sistema inmunitario.

Ahora, los autores han encontrado una forma en la que las bacterias del ácido láctico interactúan con nuestros organismos. Inicialmente estaban investigando proteínas en la superficie de las células, los llamados receptores de ácido hidroxicarboxílico (HCA). La mayoría de los animales tienen solo dos tipos de este receptor, pero los humanos y los grandes simios tienen tres.

Descubrieron que un metabolito producido por las bacterias del ácido láctico, el ácido D-feniláctico, se une fuertemente al tercer receptor de HCA, lo que indica su presencia en el sistema inmunitario. Los autores proponen que el tercer receptor de HCA surgió en un ancestro común de los humanos y los grandes simios, y les permitió consumir alimentos que están comenzando a descomponerse, como frutas recogidas del suelo.

El estudio proporciona nuevos conocimientos sobre la dinámica evolutiva entre los microbios y sus anfitriones humanos y abre nuevas direcciones de investigación para comprender los múltiples efectos positivos de comer alimentos fermentados. "Estamos convencidos de que este receptor muy probablemente media en algunos efectos beneficiosos y antiinflamatorios de las bacterias del ácido láctico en los seres humanos -afirma Claudia Stäubert-. Es por eso que creemos que podría servir como un objetivo potencial para el tratamiento de enfermedades inflamatorias".

Los estudios futuros pueden revelar los detalles de cómo el ácido D-feniláctico afecta al sistema inmunológico y si el metabolito también afecta a las células grasas, que también llevan el tercer receptor de HCA en sus superficies.