Las autoridades sanitarias europeas consideran probable que otros países lleguen a la situación de Italia o China


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ve probable que otros países europeos lleguen "en pocas semanas o incluso días" a tener una situación similar a la observada en Italia o en China por la pandemia de coronavirus.

"La rapidez con la que COVID-19 puede causar epidemias incapacitantes a nivel nacional una vez que se establece la transmisión dentro de la comunidad indica que, en unas pocas semanas o incluso días, es probable que en otros países europeos se produzcan situaciones similares a las observadas en China e Italia", explica en una actualización del riesgo a nivel europeo por el coronavirus publicada ayer jueves.

Todos los países de la Unión Europea están afectados, y han informado de un total de 17.413 casos hasta el 11 de marzo, con 711 muertos. Italia representa el 58% de los casos y el 88% de las muertes. En la situación actual, en la que el coronavirus se está extendiendo rápidamente por todo el mundo y el número de casos en Europa está aumentando a un ritmo cada vez más rápido en varias zonas afectadas, el ECDC considera necesario tomar medidas específicas inmediatas.

Entre ellas, reclaman que medidas de distanciamiento social deben aplicarse con prontitud para mitigar el impacto de la pandemia y retrasar el pico. "Esto puede interrumpir las cadenas de transmisión entre seres humanos, prevenir una mayor propagación, reducir la intensidad de la epidemia y frenar el aumento de los casos, permitiendo al mismo tiempo que los sistemas sanitarios se preparen y hagan frente a una mayor afluencia de pacientes", argumentan. Dentro de este paquete se encuentran la suspensión de eventos masivos, el teletrabajo, el cordón sanitario en zonas muy afectadas o el cierre de escuelas.

Por otra parte, estiman fundamental que la población sea consciente de la gravedad de COVID-19. "Se requiere un alto grado de comprensión, solidaridad y disciplina de la población para aplicar medidas estrictas de higiene personal, protocolo para toser, autocontrol y distanciamiento social. La participación de la comunidad y la aceptación de las estrictas medidas de distanciamiento social establecidas son fundamentales para retrasar y reducir una mayor propagación", sostiene.

Igualmente, recuerda que la prevención y el control del coronavirus en hospitales y centros de atención a largo plazo es una prioridad inmediata para "frenar la demanda de atención sanitaria especializada, como las camas de la UCI; proteger a las poblaciones vulnerables a los resultados graves de la infección; proteger a los trabajadores sanitarios que prestan atención; y reducir al mínimo la exportación de casos a otros centros de atención sanitaria y a la comunidad".

De la misma forma, pide que cada centro sanitario forme a todo el personal para la prestación de servicios durante el aumento de la capacidad por la atención a pacientes con coronavirus. En circunstancias de escasez de capacidad y aplicación estricta de medidas de distanciamiento social, la vigilancia "debe centrarse en las infecciones respiratorias agudas graves, la vigilancia centinela en los consultorios ambulatorios o la reunión de datos a través de líneas telefónicas de ayuda", apunta.