Las amenazas son el tipo de agresión más habitual que reciben los médicos de familia


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Médicos de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha denunciado la "lacra" de las amenazas hacia los médicos, el tipo de agresión más frecuente de agresión que reciben.

En su participación en el XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, celebrado en Santiago de Compostela, Antonio Asensi Pernas lamentó que las amenazas causan "consecuencias psicológicas y laborales sobre los profesionales".

A su juicio "solo se denuncia el 61% de las agresiones sufridas, tipificándose el 64% de ellas como delito leve en las resoluciones judiciales". Tal y como explica la SEMG en un comunicado, las amenazas son el tipo de agresión más frecuente -51%- hacia esta clase de médicos.

La SEMG recordó que agredir a un médico se considera un atentado contra la autoridad. Además, apeló a la figura del interlocutor policial sanitario como la figura encargada de coordinar y adoptar las medidas precisas ante situaciones de violencia.

Del mismo modo, Asensi subrayó la necesidad de "sensibilizar a toda la sociedad a través de campañas de información para hacer más visible esta problemática", además de instar a sus propios compañeros profesionales a denunciar "todas las agresiones".

Por último, la SEMG pidió la cooperación entre las Administraciones públicas y los servicios de salud autonómicos para establecer protocolos y estrategias de control ante las agresiones, que en España entre 2010 y 2018, ocurrieron en 3.919 ocasiones.

El mayor número de casos se producen en AP, con un 52% de las situaciones violentas, siendo el tipo de agresor más frecuente, según se asegura en el comunicado, "un paciente programado, descontento con el tipo de asistencia recibida". Los casos comunicados en urgencias de AP supusieron el año pasado entre un 14% frente al 11% en urgencias hospitalarias.