La vascularización de los tumores se puede controlar actuando sobre un gen sobreexpresado (Br J Cancer)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Ginebra (Suiza) y la UMC de Amsterdam (Países Bajos) han logrado controlar la vascularización de los tumores actuando sobre un gen sobreexpresado en la vasculatura del cáncer, lo que podría ayudar a desarrollar un nuevo enfoque terapéutico.

En concreto, los investigadores han estudiado los mecanismos subyacentes al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos dentro de los tumores, detectando la sobreexpresión del receptor, que normalmente sirve como receptor para la insulina, en la vasculatura del mismo.

"Desde una pantalla genómica, hemos descubierto el papel de este receptor, denominado receptor de insulina (INSR), representado principalmente por la isoforma oncofetal y no metabólica más corta (INSR-A), en el proceso de formación de vasos sanguíneos. Una molécula que se dirige específicamente a este receptor puede permitirnos modular el crecimiento del tumor o incluso bloquearlo por completo", han explicado los autores, cuyo trabajo ha sido publicado en el British Journal of Cancer.

A su juicio, una de las fortalezas del hallazgo es la capacidad para atacar con precisión el endotelio del tumor, la capa más interna de los vasos sanguíneos en contacto con la sangre, y, a la vez, evitar las células sanas. Para garantizar esto, los investigadores compararon secciones de tejido sano y enfermo en 11 tipos diferentes de tumores, como riñón, colon o mama.

"Cuando las células cancerosas son atacadas directamente, el fracaso es común, ya que cada procedimiento puede llevar a un cambio en el comportamiento del tumor. Tenemos que ser más astutos que las células cancerosas. Al intervenir con las células endoteliales y atacar la vascularización de la que son responsables, se evita el ataque frontal al tumor", han argumentado los investigadores, para señalar que no han actuado directamente sobre el cáncer, sino que han encontrado la válvula que regula la vascularización de las células cancerosas.