La vacunación prenatal contra la gripe no se relacionó con autismo en niños

  • Troy Brown

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Niños nacidos de madres vacunadas contra el virus de la gripe pandémica A(H1N1)pdm09 durante el embarazo no tuvieron más probabilidades de presentar después trastorno del espectro autista o trastorno autista, en comparación con niños nacidos de madres no vacunadas, según mostró un estudio.[1]

"En este estudio de cohortes basado en una población grande no encontramos asociación entre la vacunación de madres contra la gripe H1N1 durante el embarazo y el trastorno del espectro autista en la infancia de la descendencia", informaron el Dr. Jonas F. Ludvigsson, Ph. D., del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística en el Karolinska Institutet en Estocolmo, Suecia, y sus colaboradores. Los investigadores informaron sus hallazgos en un artículo publicado el 31 de agosto en la versión electrónica de Annals of Internal Medicine.

Para determinar si había asociación entre la vacunación materna contra la gripe H1N1 durante el embarazo y el riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia, el Dr. Ludvigsson y sus colaboradores realizaron un estudio de cohortes basado en la población, utilizando datos del Registro Natal Médico, registro de vacunación basado en la red de siete regiones de asistencia sanitaria en Suecia.

Los investigadores incluyeron nacimientos vivos únicos entre octubre de 2009 y septiembre de 2010, con seguimiento hasta diciembre de 2016.

Lactantes que nacieron durante el periodo de estudio "estuvieron in utero en algún momento durante la campaña de vacunación pandémica", escribieron los autores.

En la cohorte, 29.293 lactantes no estuvieron expuestos a la vacuna en la etapa prenatal, y 39.726 lactantes estuvieron expuestos, incluidos 13.845 durante el primer trimestre.

Durante el seguimiento (media, 6,7 años), a 394 niños del grupo expuesto se les diagnosticó trastorno del espectro autista frente a 330 del grupo no expuesto (incidencia acumulada: 1,0% frente a 1,1%).

Los investigadores hicieron ajuste con respecto a posibles factores de confusión, tales como edad materna al nacimiento, índice de masa corporal materno, género del lactante, paridad materna, tabaquismo materno, país de nacimiento de la madre, ingresos disponibles, región de atención médica de la madre, comorbilidad materna, y tiempo de estudio prenatal.

Después del ajuste con respecto a estos factores no hubo asociación entre la exposición prenatal a la vacuna contra H1N1 y el trastorno del espectro autista (hazard ratio ajustado [HRa]: 0,95) o el trastorno autista (HRa: 0,96).

Las diferencias en la incidencia acumulada estandarizada entre la descendencia no expuesta y la expuesta fueron 0,04% para el trastorno del espectro autista, y 0,02% para el trastorno autista a los 6 años de edad.

Cuando los investigadores limitaron el análisis a la vacunación durante el primer trimestre, las estimaciones de riesgo fueron similares para el trastorno del espectro autista (HRa: 0,92) y trastorno autista (HRa: 0,91).

Las limitaciones del estudio incluyeron el hecho de que los investigadores no contaron con datos sobre la gripe por H1N1 en las mujeres embarazadas. "Si tanto la vacunación como la gripe (esta última menos frecuente en personas que reciben vacunación) fueron factores de riesgo para el trastorno del espectro autista en la descendencia, es posible que no hayamos detectado un efecto adverso de la vacunación", explicaron los autores.

Además, señalaron que no pueden descartar los factores de confusión residual, pues las mujeres que son más conscientes de su salud pueden haber tenido más probabilidades de recibir la vacuna; sin embargo, las autoridades sanitarias suecas recomiendan a todos los residentes, en particular a las mujeres embarazadas, que se vacunen, y el servicio no tiene ningún costo.

La falta de características paternas también podría confundir los resultados, añadieron los autores.

Las fortalezas del estudio superan sus limitaciones, escribió en un editorial adjunto el Dr. Anders Hvild, Med. Sci., del Statens Serum Institut y la University of Copenhagen, en Copenhague, Dinamarca.[2]

"El estudio sueco aprovecha los datos de gran calidad del registro nórdico con menos problemas de sesgo de selección y una pérdida de seguimiento muy limitada, dado que la atención médica es gratuita y financiada por el gobierno, y por los registros de salud enlazables a nivel nacional", escribió el Dr. Hviid.

El especialista añadió que no es sorprendente que los autores no hayan encontrado vínculo entre la vacunación prenatal contra la gripe y la aparición de trastorno del espectro autista o trastorno autista durante la infancia. "Sabemos que el autismo tiene fuerte componente genético, y que ningún dato científico creíble respalda la creencia de que las vacunas administradas en el embarazo (o en la infancia) pueden causar autismo".

"Sin embargo, en el campo de la seguridad de las vacunas, la plausibilidad científica y biológica creíble a menudo no es el motivo por el que llevamos a cabo estudios. Realizamos estudios para asegurarnos de que nuestros programas de vacunación no se estropeen por acusaciones falsas", concluyó.

El Consejo de Investigación Sueco fue la fuente primaria de financiación para el estudio. El Dr. Ludvigsson refiere relación económica con Janssen, ajena al presente estudio. Pasternak informa recibir apoyos económicos del programa de Epidemiología en el Strategic Research Area Epidemiology program at Karolinska Institutet and from the Swedish Research Council durante la realización del estudio.

Los autores restantes han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Hviid refiere haber recibido apoyos económicos de la Novo Nordisk Foundation durante la realización del estudio.

Troy Brown es colaboradora galardonada de Medscape, con especial interés en enfermedades infecciosas, salud de las mujeres, y pediatría.