La vacuna contra la varicela reduce el riesgo de herpes zóster en niños (Pediatrics)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños que reciben la vacuna contra la varicela tienen menos probabilidades de desarrollar herpes zóster, según un nuevo estudio liderado por investigadores del Centro Kaiser Permanente para la Investigación de la Salud (Estados Unidos) que ha analizado a más de 6 millones de niños.

El herpes zóster está causado por el virus de la varicela-zóster, el mismo que causa la varicela. Sin embargo, es una enfermedad rara en niños, y los síntomas son generalmente más leves en comparación con los adultos, quienes típicamente reportan una erupción cutánea dolorosa y con ampollas.

El estudio, financiado por los Centros de Control de las Enfermedades y Prevencion (CDC) de Estados Unidos y publicado en Pediatrics, examinó las historias médicas electrónicas de más de 6,3 millones de niños entre 2003 y 2014. Aproximadamente la mitad de los niños fueron vacunados durante parte o la totalidad del período de estudio.

Los investigadores encontraron que, en general, el riesgo de herpes zóster es mucho menor en los niños vacunados que en los no vacunados. Durante el período de 12 años del estudio, la tasa de esta enfermedad pediátrica disminuyó en un 72% en general a medida que aumentaba el número de niños vacunados. Su incidencia fue un 78% menor en niños vacunados que en no vacunados. Las tasas en niños inmunosuprimidos, que no pudieron recibir la vacuna, fueron entre 5 y 6 veces más altas.

Los casos de herpes zóster entre los niños que no fueron vacunados aumentaron entre 2003 y 2007 y luego disminuyó drásticamente hasta el final del período de estudio. El aumento de las tasas de vacunación durante el período del estudio redujo el riesgo de contraer la enfermedad en general para todos los niños, incluidos los que no fueron vacunados. La disminución también podría haber estado relacionada con la introducción de la segunda dosis de la vacuna a partir de 2007 en Estados Unidos, ya que la incidencia fue mucho menor en los niños que recibieron la vacuna de dos dosis en lugar de la de una dosis.