La vacuna contra el papilomavirus humano se recomienda para hombres con relaciones homosexuales e infección por el VIH

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los resultados de un nuevo estudio indican que los hombres que tienen sexo con otros hombres y que presentan infección por el virus de la inmunodeficiencia humana VIH, especialmente los que son jóvenes o han sufrido gonorrea, deben recibir la vacuna nonavalente contra el papilomavirus humano (Gardasil 9).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, solo el 30 % de la población objetivo de todo el mundo ha recibido la vacuna contra el papilomavirus humano. A pesar del aumento del riesgo de infección anal por el papilomavirus humano (se calcula que 3 de cada 4 hombres que tienen sexo con otros hombres presentan una infección anal por algún genotipo del papilomavirus humano en su vida), faltan estudios epidemiológicos en esta población, lo que deja lagunas sobre las tasas de prevalencia y de prevención en los datos.

Para ayudar a definir qué subgrupos de esta población se benefician más de la vacuna nonavalente temprana contra el papilomavirus humano, los investigadores determinaron la prevalencia de genotipos del papilomavirus humano anal en hombres que tienen sexo con otros hombres y que presentan infección por el VIH durante 5 años, y analizaron los factores de riesgo de infección anal por el papilomavirus humano.

De los 1.352 participantes en el estudio, el 12 % no presentaba infección por ningún genotipo del papilomavirus humano; el número máximo de genotipos que infectaban a 1 persona (6) se detectó en el 0,4 % de las personas (n = 6). La prevalencia de genotipos del papilomavirus humano de riesgo elevado o de aquellos presentes en la vacuna se mantuvo estable en el tiempo.

“Nuestros resultados indican [...] que todos los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que presentan infección por el VIH se beneficiarían de la inmunización con Gardasil 9, especialmente los más jóvenes y los que presentan antecedentes de infección gonocócica”, afirmaron los investigadores.

Para determinar la prevalencia de genotipos del papilomavirus humano en localizaciones anales, así como los factores de riesgo, los autores llevaron a cabo un estudio monocéntrico de tendencias temporales en participantes que se autoidentificaron como hombres que tienen sexo con otros hombres y que habían mantenido relaciones sexuales anales. Los participantes se sometieron a 1 o más anoscopias para el genotipado del papilomavirus humano entre 2015 y 2019.

Se recogieron muestras con hisopos de la mucosa del conducto anal; a continuación, se empaparon en un medio líquido de capa fina y se enviaron para su análisis molecular.

Para detectar los fenotipos del papilomavirus humano, las muestras se procesaron mediante reacción múltiple en cadena de la polimerasa en tiempo real.

Resultados fundamentales

  • La prevalencia global de hombres que mantienen relaciones homosexuales con al menos 1 genotipo del papilomavirus humano anal fue del 88 %, con una prevalencia que oscilaba entre el 77 % y el 84 %, y sin diferencia en la tendencia durante el periodo de 5 años.
  • El 79 % de los participantes estuvo expuesto a al menos 1 genotipo del papilomavirus humano de riesgo elevado y el 67,4 %, a al menos 1 genotipo del papilomavirus humano de riesgo bajo.
  • El genotipo más prevalente fue HPV-53, con un valor del 27 %. La prevalencia de HPV-6, HPV-11, HPV-16 y HPV-18 fue del 22 %, 13 %, 23 % y 11 %, respectivamente. De los genotipos de riesgo elevado, el HPV-16 y el HPV-18 se relacionan con mayor frecuencia con los adenocarcinomas y los carcinomas epidermoides; en el estudio, la prevalencia no cambió con el tiempo.
  • El 71 % de los participantes era portador de al menos 1 genotipo cubierto por la vacuna; no hubo cambios con el tiempo.
  • En el análisis multivariante, el riesgo de ser portador de al menos 1 genotipo del papilomavirus humano de riesgo elevado se relacionó con una menor edad (las odds ratio [OR] ajustadas para 30 años o menos, en comparación con las personas mayores de 45 años, fueron de 2,714; intervalo de confianza del 95 % [lC del 95 %: 1,484-4,961) y con haber sufrido gonorrea (OR ajustadas: 2,118; IC del 95 %: 1,100-4,078).
  • Asimismo, en el análisis multivariante, el riesgo de presentar 1 o más genotipos seleccionados por la vacuna nonavalente se relacionó con una menor edad (OR ajustadsa: 1,868; IC del 95 %: 1,141-3,060) y con haber sufrido gonorrea (OR ajustadas: 1,785; IC del 95 %: 1,056-3,018).

La vacuna contra el papilomavirus humano es eficaz y segura, pero está infrautilizada

“Estamos infrautilizando la vacuna contra el papilomavirus humano: este potente estudio ofrece datos importantes sobre la prevalencia de los genotipos del papilomavirus humano en la población de hombres que mantienen relaciones homosexuales y que presentan infección por el VIH, lo que justifica que les será de gran ayuda recibir Gardasil 9”, afirmó la Dra. Mehri S. McKellar, de la Red de Salud de Duke (Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos), que no participó en el estudio.

“Es importante entender que la prevalencia del papilomavirus humano anal en los hombres que mantienen relaciones homosexuales es muy elevada y se ha mantenido estable (incluidos los genotipos de riesgo elevado), y que la vacuna nonavalente está claramente indicada, especialmente en los hombres más jóvenes y en los que presentan gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual conocidas”, afirmó el Dr. Robert Salata, de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Reserva Occidental de Case (Cleveland, Ohio, Estados Unidos), que tampoco participó en el estudio.

“Este es un recordatorio importante para que sigamos promoviendo y proporcionando la vacuna a nuestros pacientes, especialmente a los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que presentan infección por el VIH, quienes presentan las tasas más elevadas de infección anal por el papilomavirus humano”, aconsejó la Dra. McKellar.

Una versión de este artículo apareció por primera vez en Medscape.com, que forma parte de Medscape Professional Network.