La toxicidad de la metformina es infrecuente, pero potencialmente mortal si no se detecta a tiempo

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Miriam Tucker | Informes Clínicos | 7 de octubre de 2022

Conclusión práctica

  • La metformina puede causar una toxicidad significativa, incluso con dosis terapéuticas.
  • La acidosis láctica asociada a la metformina es la toxicidad más frecuente.
  • Los tratamientos de apoyo agresivos y tempranos, como la terapia de reemplazo renal, pueden mejorar los resultados.

Relevancia

  • La metformina es el fármaco más prescrito para la diabetes de tipo 2.
  • La acidosis láctica asociada a la metformina es poco frecuente pero potencialmente mortal si no se reconoce a tiempo y se trata de forma agresiva.
  • La mayoría de los datos proceden de informes y series de casos.

Diseño del estudio

  • La búsqueda bibliográfica arrojó datos de 242 pacientes de 158 informes de casos y 26 series de casos.
  • Financiación: ninguna declarada.

Resultados fundamentales

  • En general, el 76,4 % de los pacientes presentaron toxicidad con dosis terapéuticas crónicas de metformina y el 23,6 % tras una sobredosis aguda.
  • Los síntomas más frecuentes fueron digestivos (vómitos, 52,5 %; dolor abdominal, 40 %) y neurológicos (alteración del estado mental, 36 %; pérdida del conocimiento, 11,6 %).
  • De 57 pacientes con ingestión aguda, el 19,3 % falleció.
  • Los tratamientos incluyeron bicarbonato de sodio intravenoso (65,3 %), carbón activado (6,6 %) y lavado gástrico (5,8 %).
  • De 185 pacientes con dosis terapéuticas de metformina (250-3.000 mg/día), el 20 % falleció.
  • De esos 185 pacientes, 38 padecían insuficiencia renal crónica y 73 tenían otras afecciones subyacentes o tomaban medicamentos que podían haber precipitado la toxicidad de la metformina.
  • Se utilizó la terapia de reemplazo renal en el 68,6 %, incluyendo la hemodiálisis intermitente en el 34,3 % y la terapia de reemplazo renal continua en el 24,8 %.

Limitaciones

  • Todos los informes de casos, sin pacientes de control.
  • Alto riesgo de sesgo.
  • Faltan datos.