La terapia hormonal en la menopausia incrementa el riesgo de cáncer de mama (Lancet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una colaboración internacional que ha utilizado datos de más de 100.000 mujeres con cáncer de mama de 58 estudios epidemiológicos en todo el mundo ha encontrado que el uso de terapia hormonal sustitutiva está asociado a un mayor riesgo de cáncer de mama, y que un cierto aumento de dicho riesgo persiste durante más de una década después de que se interrumpe su uso.

Los hallazgos, publicados en The Lancet, sugieren que todos los tipos de terapia hormonal sustitutiva, excepto los estrógenos vaginales tópicos, están asociados a mayores riesgos de cáncer de mama, y que los riesgos son mayores para las usuarias de la terapia hormonal estrógeno-progestágeno que para la terapia hormonal con estrógeno solo. Para la terapia estrógeno-progestágeno, los riesgos fueron mayores si el progestágeno se incluía diariamente en lugar de intermitentemente (por ejemplo, de 10 a 14 días al mes).

Según los resultados, en mujeres de peso promedio en los países occidentales, cinco años de terapia hormonal sustitutiva a partir de los 50 años aumentan la incidencia de cáncer de mama de los 50 a los 69 años en aproximadamente un caso adicional por cada 50 usuarias de estrógeno-progestágeno diario, una de cada 70 de estrógeno más progestágeno intermitente y una de cada 200 solo con estrógeno.

En este nuevo estudio, los autores reunieron y volvieron a analizar de forma centralizada todos los estudios prospectivos de 1992 a 2018 que habían registrado el uso de terapia hormonal para la menopausia, y luego monitorizaron la incidencia de cáncer de mama, con 108.647 mujeres que posteriormente desarrollaron cáncer de mama a una edad media de 65 años. Observaron el tipo de terapia hormonal sustitutiva utilizado por última vez, la duración del uso y el tiempo transcurrido desde la última vez que se usó en estas mujeres.

Entre las mujeres que desarrollaron cáncer de mama en los estudios prospectivos, la mitad había usado terapia hormonal sustitutiva, la edad promedio en la menopausia era de 50 años y la edad promedio al comenzar la terapia hormonal sustitutiva también era de 50 años. La duración promedio del uso de la terapia hormonal fue de 10 años en las usuarias actuales y de siete años en las que la han usado alguna vez pero cesaron.

Para las mujeres de peso promedio en los países occidentales que nunca han usado terapia hormonal, el riesgo promedio de desarrollar cáncer de mama durante los 20 años que transcurren entre los 50 y los 69 es de aproximadamente 6,3 por cada 100 mujeres: es decir, alrededor de 63 por cada 1.000 mujeres que nunca usan la terapia hormonal desarrollan cáncer de mama durante los 20 años entre los 50 y los 69.

Sin embargo, esta nueva investigación estima que para las mujeres con cinco años de uso de los tres tipos principales de terapia hormonal sustitutiva, a partir de los 50 años de edad, los riesgos de cáncer de mama de 20 años desde los 50 hasta los 69 años inclusive aumentarían de 6,3 por 100 hasta: 8,3 en usuarias de estrógeno más progestágeno diario; 7,7 en estrógeno más progestágeno intermitente; y 6,8 en solo estrógeno. Además, los aumentos en el riesgo de cáncer de mama serían aproximadamente el doble para las mujeres que usan terapia hormonal durante 10 años en lugar de 5.

Dado que la menopausia suele ocurrir entre los 40 y los 50 años, casi toda la evidencia fue para las mujeres que habían tenido su menopausia y habían iniciado la terapia hormonal en este rango de edad. Los aumentos proporcionales en el riesgo fueron similares para las mujeres que iniciaron la terapia hormonal a las edades de 40-44, 45-49, 50-54 y 55-59 años. Sin embargo, los riesgos parecían estar algo atenuados entre las pocas que habían comenzado a usar terapia hormonal después de los 60 años. Los riesgos también fueron atenuados por la adiposidad, particularmente en el caso de la terapia hormonal solo con estrógeno, que tuvo poco efecto en las mujeres obesas.