La terapia con fagos se muestra prometedora para el tratamiento de la enfermedad hepática alcohólica (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo internacional de investigadores, del King's College London (Reino Unido) y la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha aplicado por primera vez con éxito la terapia con bacteriófagos en ratones con enfermedad hepática relacionada con el alcohol.

En un artículo publicado en Nature, el equipo descubrió que los pacientes con hepatitis alcohólica severa tenían un alto número de bacterias intestinales destructivas y que podían usar un cóctel preciso de fagos para atacar y matar las bacterias, erradicando la enfermedad.

Descubrieron que con esta enfermedad, las células hepáticas son dañadas por una toxina llamada citolisina, secretada por Enterococcus faecalis, bacteria que generalmente se encuentra en cantidades bajas en el intestino humano sano.

Comprobaron que las personas con hepatitis alcohólica tienen más E. faecalis productoras de citolisina en sus intestinos que las personas sanas. Cuanto más presente es E. faecalis, más grave es la enfermedad hepática.

Utilizando muestras recolectadas de pacientes, encontraron que casi el 90% de los pacientes con citolinas positivas con hepatitis alcohólica murieron dentro de los 180 días posteriores al ingreso hospitalario, en comparación con aproximadamente el 4% de los pacientes negativos para citolisina.

Para investigar el potencial de la terapia con fagos, aislaron cuatro fagos diferentes que se dirigen específicamente a E. faecalis productora de citolisina. Cuando trataron a los ratones, las bacterias fueron erradicadas y se curó la enfermedad hepática inducida por el alcohol. Los fagos de control que se dirigen a otras bacterias o a E. faecalis no citolíticas no tuvieron efecto.

La investigadora Debbie Shawcross recuerda que "la enfermedad hepática crónica es responsable de 1,2 millones muertes en todo el mundo. Es la tercera causa más importante de mortalidad prematura y pérdida de la vida laboral, por detrás de las enfermedades cardíacas y las autolesiones.

"Este innovador estudio ha evaluado el papel potencial de los bacteriófagos, virus que matan específicamente a las poblaciones de bacterias en el intestino, para cambiar beneficiosamente el microbioma intestinal en las enfermedades relacionadas con el alcohol -añade-. El equipo del estudio ha demostrado que los bacteriófagos pueden atacar específicamente a E. faecalis, que proporciona un método para editar con precisión el microbioma intestinal y ofrece un nuevo tratamiento para pacientes con hepatitis alcohólica severa. Este nuevo enfoque ahora necesita ser ampliado para ser probado en ensayos clínicos en humanos".