La terapia antiviral mejora las tasas de supervivencia para los receptores de trasplante renal con hepatitis B y C (J Hepatol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Antes del desarrollo de la terapia antiviral, los receptores de trasplantes de riñón infectados con hepatitis B (VHB) o hepatitis C (VHC) tenían resultados deficientes. En un nuevo estudio publicado en el Journal of Hepatology, se informa de tasas de supervivencia favorables a diez años para los pacientes con VHB y/o VHC tratados con agentes antivirales y recomiendan que se ofrezca sistemáticamente un tratamiento antiviral a todos los pacientes con VHB y VHC en Estados Unidos, en línea con las recomendaciones internacionales.

El trasplante renal es actualmente el mejor tratamiento para los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal porque mejora significativamente la supervivencia en comparación con los pacientes que permanecen en hemodiálisis. Desde la década de 1990, la terapia antiviral, que usa fármacos como adefovir, lamivudina, tenofovir y entecavir, ha beneficiado a los pacientes infectados con VHB al prevenir la replicación viral en las células infectadas.

La terapia basada en interferón se ha utilizado raramente en pacientes infectados por el VHC porque aumenta el riesgo de rechazo del trasplante. Aunque la prevalencia de la infección por VHB y VHC en pacientes con ESRD ha disminuido significativamente con el tiempo, sigue siendo al menos cuatro veces mayor que en la población general.

"Con la mejora del tratamiento del VHB en las últimas dos décadas y el desarrollo de nuevos tratamientos contra el VHC, quedó justificada una actualización de los datos en grandes cohortes de receptores de trasplante de riñón con seguimiento a largo plazo", explica el investigador principal Philippe Mathurin, jefe del Servicio de Enfermedades del Aparato Digestivo de CHRU Lille, de la Universidad Lille 2 y del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (Inserm) U795, de Lille, Francia.

Para reevaluar el impacto del VHB y el VHC en la supervivencia de pacientes y del injerto de trasplante de riñón, los científicos analizaron los datos de más de 30.000 receptores de trasplante de riñón que utilizan la base de datos nacional francesa CRISTAL, incluidos 575 receptores con VHB, 1.060 con VHC y 29.798 que estaban libres de infección.

El primer paso de este estudio comparó los pronósticos en estos tres grupos y confirmó un peor pronóstico en los pacientes infectados por el VHC que en los pacientes no infectados. En contraste, no hubo diferencias significativas en la supervivencia de pacientes e injertos en pacientes infectados por VHB en comparación con pacientes no infectados.

En el segundo paso de este estudio, un análisis aleatorio de los registros médicos de 184 pacientes con VHB y 504 con VHC mostró un control de la replicación viral en el 94% y el 35% de los casos, respectivamente. Para cada receptor de trasplante de riñón con VHC con ARN del VHC detectable o no detectable, los científicos seleccionaron aleatoriamente de uno a cuatro controles emparejados de los 29.797 pacientes no infectados utilizando los siguientes criterios: género, edad, duración de la diálisis, duración de la isquemia fría y año de trasplante.

Este análisis proporcionó pruebas de que la infección crónica por VHB, que anteriormente tenía un impacto negativo en el paciente y la supervivencia en pacientes con trasplante renal, ya no influye en la supervivencia del paciente o del injerto debido al control de la replicación viral relacionada con el uso extenso de análogos de nucleótidos.

En contraste, la infección crónica por VHC todavía tiene un impacto negativo en la supervivencia del paciente e injerto de 10 años. Sin embargo, la influencia negativa del VHC se contrarresta con la supresión viral mantenida, ya que ya no se observa en los receptores de trasplante de riñón con ARN del VHC no detectable.

"El control de la replicación viral es un factor clave en los receptores de trasplante de riñón -comenta Mathurin-. Los resultados actuales sugieren que, en línea con las directrices internacionales y KDIGO (Enfermedad Renal: Mejora de los Resultados Globales), debe ofrecerse sistemáticamente la terapia antiviral a los receptores de trasplantes de riñón infectados con VHB y VHC o candidatos para prevenir el impacto de la replicación de la infección viral crónica. Se debe proponer sistemáticamente la terapia antiviral con análogos de nucleótidos o agentes antivirales directos, considerando el mayor impacto en la supervivencia del paciente y del injerto".