La terapia anti-α4β7 surte efecto en el sistema inmunitario intestinal en pacientes infectados por el VIH (Sci Translat Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En un estudio publicado en Science Translational Medicine, investigadores del Hospital Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos) describen por primera vez un mecanismo que puede reducir las colecciones de células inmunitarias en el tracto gastrointestinal, llamadas agregados linfoides, donde el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) puede quedar secuestrado. Estos hallazgos pueden ser de interés para los científicos que participan en la investigación de la cura para la infección por VIH a la luz del papel que desempeñan los intestinos.

El estudio se basa en la investigación realizada por el mismo equipo que descubrió en 2004 que los intestinos son atacados específicamente por el VIH en la etapa más temprana de la infección. "Sabemos por nuestra investigación anterior que los linfocitos T CD4+ se agotan profundamente en las primeras etapas de la infección por VIH. Las investigaciones más recientes de otros grupos han encontrado que los linfocitos T CD4+ que migran al intestino y tienen un receptor llamado α4β7 son altamente susceptibles al VIH", señala el autor principal del estudio, Saurabh Mehandru.

"Ahora, 14 años después, hemos descubierto cómo la terapia anti-α4β7 puede conducir de manera significativa, y bastante inesperada, la atenuación de los agregados linfoides", señala Mehandru, apuntando que consiste en un informe de reducción de agregados linfoides asociados al tracto gastrointestinal  mediante una intervención terapéutica en pacientes con infección por VIH-1. "Como tales, estos datos describen un nuevo mecanismo de acción de los tratamientos dirigidos al receptor α4β7 y definen una base racional para el uso de estos tratamientos en la infección por VIH-1 y más allá", afirma. Mehandru.

Los autores, dirigidos por Mathieu Uzzan, diseñaron un estudio que involucró a una cohorte de seis personas con enfermedad inflamatoria intestinal leve y concomitante con infección por VIH-1 que recibían tratamiento anti-α4β7, específicamente vedolizumab. El VDZ se ha convertido en una estrategia de primera línea en el tratamiento de pacientes con EII, en los que ha demostrado una gran eficacia y un excelente perfil de seguridad.

Los investigadores estudiaron las células inmunitarias en la sangre y los intestinos y describieron los efectos inmunológicos y virológicos de la vedolizumab durante un período de 30 semanas. "La terapia fue bien tolerada, con solo eventos adversos menores. Nos sorprendió el impacto del tratamiento en los agregados linfoides en el tracto gastrointestinal de pacientes con infección por VIH-1. Creemos que estos hallazgos iniciales podrían tener implicaciones significativas para la infección de VIH-1, tal vez en combinación con otros agentes como los anticuerpos anti-VIH ampliamente neutralizantes", concluye Mehandru.