La técnica TaTME reduce hasta un 50% el tiempo de intervención en cáncer de recto


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La técnica TaTME para el cáncer de recto, desarrollada por un equipo español liderado por Antonio de Lacy, ha conseguido reducir hasta un 50% el tiempo de intervención extirpando el cáncer de recto de forma mínimamente invasiva.

La técnica, que ha logrado ya las 400 operaciones de éxito, es una práctica que permite extirpar el cáncer de recto de una forma oncológicamente más segura, mejorando la probabilidad de supervivencia del enfermo a largo plazo. Asimismo, al ser mínimamente invasiva, ayuda a reducir el trauma quirúrgico del paciente, disminuyendo las complicaciones de las heridas (infección, dehiscencia, etc.) y la duración de la hospitalización, con la consecuente temprana incorporación a la vida habitual y la mejora de la estética de la cicatriz quirúrgica, según señalan desde TopDoctors.

Otra de las principales ventajas es que en la mayoría de los casos el paciente no necesita llevar la bolsa de excrementos y en el caso de que fuera necesario, en más del 99% de las situaciones es reversible en un periodo de entre 3 y 6 meses.

"Esta técnica se aplica de forma híbrida, mediante la combinación de la resección por laparoscopia a través del abdomen con la resección vía transanal, aumentando la precisión en el proceso quirúrgico, reduciendo el tiempo medio de operación en un 50%. Cada día trabajamos en la investigación y en las mejoras en el desarrollo de esta técnica para conseguir paliar el cáncer de recto que, junto con el de pulmón y mama, resulta de los más mortíferos en el mundo", ha destacado el director de Instituto Quirúrgico Lacy, jefe del servicio de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Clínic de Barcelona y de la sección de Cirugía Mínimamente Invasiva, Antonio de Lacy.

El número de centros donde se puede practicar esta técnica es todavía limitado, ya que es necesario que los quirófanos se encuentren dotados de la tecnología necesaria y el equipo médico adecuadamente formado.

Según ha explicado este especialista, "los esfuerzos están destinados en hacer que la técnica sea aplicable para el tratamiento de otras enfermedades. Asimismo, cada día trabajamos en el adoctrinamiento de los profesionales para que conozcan y dominen esta técnica en cualquier parte del mundo, de tal modo que logremos mejorar las probabilidades de curación del cáncer del recto".